20 de septiembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pasar un buen rato en el circo

El extesorero del PP Rosendo Naseiro.

El extesorero del PP Rosendo Naseiro.

Rosendo Naseiro fue el único que este jueves salió triunfante de la comisión de investigación sobre la presunta corrupción de su partido en el Congreso, convertida en una charlotada.

Palabra de honor que, en cuarenta años de mirón por los pasillos del Congreso de los Diputados, pocas veces, o casi nunca, me había divertido/desesperado tanto como este jueves, cuando aterricé de paso por la comisión de investigación sobre la corrupción (presunta) pasada del PP.

El compareciente era, en esos momentos, el ex tesorero Rosendo Naseiro, que se desempeñó allá por los tiempos álgidos de Manuel Fraga, protagonizando entonces algún escándalo que no tuvo traducción penal en los tribunales Y, entre Naseiro, 82 años, y Sus Señorías se encargaron de convertir aquello en un auténtico circo, para desesperación del jefe de pista, digo del presidente de la comisión, el señor Pedro Quevedo, el del disputado voto del diputado Quevedo, ya sabe usted.

Resulta que, queriéndolo o, más probablemente, sin quererlo, el señor Naseiro no escuchaba las preguntas, interrumpía a sus interpelantes, les soltaba alguna fresca de vez en cuando y hasta se permitió considerar, así, a micrófono abierto, que parece probable que el diputado de Esquerra Joan Tardá no llegue a vivir tanto como él, porque estaba “gordo”.

Si se hubiese retransmitido la sesión en streaming –me parece que, en efecto, así fue-, los espectadores la hubieran gozado, hubieran volcado sus simpatías hacia el pobre ancianito que estaba siendo torturado por unos parlamentarios a los que no entendía –o se negaba a entenderlos- y que pretendían tomarse en serio su papel de inquisidores acerca de qué ocurría con la financiación de Alianza Popular, la antecesora del PP, en aquellos tiempos tan, ejem, peculiares de Fraga.

No caeré en la trampa de relatar en serio el desarrollo de la comisión, en la que todos nos reímos mucho y nadie sacó nada en limpio sobre dineros sucios. Hasta ahora, contabilizando la anterior comparecencia de Bárcenas y la siguiente de Sanchís, en cuanto a resultados, goleada: tesoreros tres, comisión de investigación, cero.

Pero tampoco caeré en la trampa de considerar inválidas tanto esta Comisión de la Cámara Baja como la que, para contraprogramar, montó el Grupo Popular en la Cámara Alta, también este jueves en torno a los tesoreros, pero los de Podemos, Ciudadanos y el PSOE. Una sesión, esta del Senado, desertada y boicoteada por todos los grupos de la oposición, que consideran que lo que los ‘populares’ quieren es eso: desnaturalizar las comisiones de investigación.

Bueno, la verdad es que lo que podría haber sido una buena idea, pasar revista a la corrupción del pasado (de todos los partidos, claro) para que lo mismo no se repita en el futuro, está quedando en una charlotada continua, para solaz de los periodistas que tienen que aguantar, como si fuera en serio, el espectáculo. Y, mientras, la casa sin barrer, nunca mejor dicho. ¿Es esto verdadera voluntad de regeneración?

A mí me parece que el único que salió triunfante de la que iba a ser la última sesión de la famosa Comisión en este período de sesiones fue Naseiro, que debe estar pasándolo bomba viendo el vídeo de su comparecencia, allá, en la paz del hogar, rodeado de su estupenda colección de cuadros. Disfrútelo, hombre, que se lo ha ¿ganado?

Comenta esta noticia