El 26 M decidirá si el PSOE no depende de Compromís en la Diputación de Valencia

El resultado en municipios populosos como Paterna determinará el resultado en la Diputación de Valencia

El resultado en municipios populosos como Paterna determinará el resultado en la Diputación de Valencia

Los socialistas esperan no solamente mantener la corporación provincial, sino ganarla subiendo entre 2 y 3 diputados, aunque cuentan también con que perderán el de Ontinyent

El PSPV-PSOE confía en que el efecto torbellino de su marca electoral y su líder, Pedro Sánchez, en este 2019, que logró arrastrar hasta las urnas el pasado 28 de abril a votantes tradicionalmente desmovilizados, se prolongue a los comicios del domingo 26 de mayo en los municipios valencianos. Y, de paso, que le permita no solo mantener la Diputación de Valencia, sino ser el grupo con más diputados. En concreto, esperan pasar de los 9 actuales a 11 o 12.

Los socialistas cuentan con que la mejora de resultados en poblaciones como Sedaví, Massanassa, Paterna, Picassent, Picanya, Aldaia o la propia capital autonómica, les permita pasar de sus cuatro diputados por la demarcación de Valencia a seis. A estos cálculos le unen el que proporciona la comarca de Utiel-Requena, que solamente otorga un escaño, que en 2015 lo logró el PP y se lo asignó al exalcalde Javier Berasaluce. Incluso aspira a conseguir uno de los dos en liza en la Ribera Alta, que en 2015 se repartieron Compromís y PP.

Pero a esta suma de hasta cuatro escaños se le añade una resta: la del partido judicial de Ontinyent, que los socialistas dan, a priori, por perdido. El diputado se disputa básicamente en la capital comarcal, donde el fuerte predicamento del actual alcalde, Jorge Rodríguez, le podría permitir no solamente ganar la alcaldía por mayoría absoluta, sino también arrebatar el escaño provincial a su expartido y lograrlo para la Vall d´Albaida Ens Uneix, la formación con la que ahora se presenta.

Con las sumas y la resta el PSPV-PSOE alcanzaría los 11-12 escaños. Con ese resultado dan por seguro que quedarán como la fuerza más votada, por delante de un Partido Popular que en 2015 obtuvo 12 diputados y que, tras los comicios municipales de mayo, podría perder entre 3-5 según los mismos cálculos socialistas compartidos por fuentes populares. Algunos irían a parar a PSPV-PSOE y otros a Ciudadanos, que aspira a pasar de sus dos actuales -contando el diputado sin adscripción que empezó mandato por el partido que preside Albert Rivera- a cinco.

El grupo socialista también cuenta con reclutar algún escaño que en la actualidad ocupa Compromís. Podría ser por la circunscripción de Valencia, por la Ribera Alta o incluso por la Ribera Baixa si diera un fuerte tirón electoral en Cullera y recuperara en Sueca. Esta circunstancia podría provocar que el partido que lidera Mónica Oltra en Les Corts pasara de sus seis escaños actuales a cinco o incluso cuatro. Mientras, la coalición de Unidas Podemos con EU les permitiría conservar los dos escaños que ahora ocupan València en Comú y la propia Esquerra Unida. O, en el peor de los escenarios para el partido de Rubén Martínez Dalmau, quedarse con uno. Queda la incógnita de si Vox logra entrar.

En cualquier caso, si en la Diputación de Valencia este mandato se ha caracterizado por un reparto casi ecuánime de poder entre PSPV y Compromís, donde cada partido se ocupaba de sus áreas sin que el otro pudiera entrometerse o prácticamente ni opinar, después de las elecciones del domingo 26 de mayo la situación puede variar. Sobre todo si los socialistas doblan en diputados a la coalición compromisaria. La dependencia bajaría, incluso más de lo que está ocurriendo en Les Corts.

El actual presidente y alcalde de Faura, Toni Gaspar, a quien el máximo mandatario de su partido, Ximo Puig, ya confirmó como candidato a la reelección, tendría las manos mucho más libres. Todo lo determinarán los resultados en los municipios, ya que la suma de los votos locales en la provincia es la que decide el reparto de escaños.

 

Comenta esta noticia
Update CMP