| 25 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El meteorólogo Mario Picazo.
El meteorólogo Mario Picazo.

El pronóstico meteorológico de Mario Picazo que hace saltar las alarmas

Las elevadas temperaturas que experimenta el Mediterráneo lo han convertido en una "fabrica de vapor" que descargará con fuerza en forma de precipitaciones a final del verano y el otoño.

| Manuela Herreros España

Cualquiera que durante este verano se hayan bañado en las aguas del mar Mediterráneo han podido comprobar que su temperatura ha sido más elevada de lo habitual. Un hecho que también se ha trasladado a las costas del Atlántico, donde el frescor propio del océano tampoco  ha sido el usual de otros periodos estivales.

Hasta 30 grados de temperatura ha alcanzado el Mediterráneo durante las distintas olas de calor vividas en los meses de mayo, junio y julio, según han registrado los meteorólogos. Una cifra "anómala" comparándola con los datos de años anteriores, que ha alarmado a los expertos, que apuntan a que puede incluso llegar a incrementarse aún más.

En este escenario, el exjefe de meteorología de Telecinco y actual meteorólogo de Eltiempo.es, Mario Picazo, se ha pronunciado al respecto ante la preocupación que despierta este fenómeno y ha hecho un pronóstico de lo que ocurrirá a finales del verano y el arranque del otoño.

Según ha explicado Picazo habrá que estar preparados para vivir lluvias muy intensas e inundaciones con la llegada de fenómenos de DANA o gota fría. Es decir, el mar se ha convertido en una "fábrica de vapor de agua" debido a su elevada temperatura, lo que se ha traducido en "mucho calor y bochorno", y una vez que bajen los termómetros caerá en forma de fuertes precipitaciones, así como se espera la formación de nubes "muy energéticas".

Además, el meteorólogo ha puesto el foco en que esta situación, que no se había registrado con tanta intensidad anteriormente, puede afectar a las especies marinas, como ya viene ocurriendo con la expansión de especies invasivas, como el alga asiática que se expande en las costas gaditanas.