Ximo Puig: sin límites para altos cargos y con evasivas a dos preguntas clave

¿Adelantaría de nuevo elecciones? ¿Se volverá a presentar a la secretaría general del PSPV-PSOE? Preguntas al presidente de la Generalitat, que no limitará el número de cargos



El restaurante submarino del Oceanogràfic de València emergía como escenario propicio para destacar uno de los ejes del nuevo gobierno, la defensa del medio ambiente. Entre cientos de especies marinas, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se sometió o dialogó, según como cada cual interprete, a su primera entrevista.

Apenas habían transcurrido 48 horas desde su investidura dominical y ya participaba hoy en el encuentro organizado por la Cadena SER en València con un formato de respuestas a las preguntas que le planteaba el director territorial de la emisora, Bernardo Guzmán. Aunque no todas las contestaciones aclararon. En particular hubo dos interrogantes especialmente llamativos que dejó en el aire.

El primero se quedó flotando, como los peces que nadaban alrededor del público asistente dentro de su escaparate circular, cuando Guzmán le preguntó si volvería a anticipar unas elecciones. Lo hizo después de abordar con anterioridad el tema del distanciamiento, e incluso resquemor, que podría haber provocado entre Compromís y PSPV-PSOE el anticipo electoral al 28 de abril. Puig, ya en esa previa, afirmó que "no veo que la vicepresidenta tenga ese rencor".

Acto seguido conminó a que le preguntaran a ella, que estaba situada en la primera mesa de esta entrevista abierta al público. Para luego, con firmeza, señalar que "en mi caso ya está superado". Desde luego, el malestar había surgido más por parte de los compromisarios que por la de socialistas.

Y, volviendo a la respuesta citada con anterioridad, Puig lanzó un clásico de evasiva de cargo público: "eso es política ficción y estamos centrados en la política realidad". Fue el primero de los dos. El segundo llegó al ser interrogado sobre si mantenía su voluntad de no volverse a presentar a las próximas elecciones. "Lo hablaremos dentro de tres años", contestó, y reforzó su contestación con otra expresión habitual en entrevistas a políticos: "cuando corresponda".

En cambio, el presidente de la Generalitat se mostró bastante más explícito al afirmar, con un lenguaje gestual que acompañaba perfectamente a su aseveración, que "no temió en momento alguno por el pacto" a pesar de alargarse unas negociaciones entre el tripartito que, desde su punto de vista, "duraron lo que tenían que durar y se realizaron en tiempo y forma".

También adelantó que continuaría el denominado ´mestizaje´en las consellerias, con cargos intercalados de diferentes partidos. "No queremos que haya tres gobiernos. El mestizaje es una fórmula de éxito", señaló, para insistir en cuestiones que les unen, como que "todas las consellerias tendrán una mirada a favor de políticas medioambientales", o, y ya en tono irónico, "que la coalición básica son Hacienda y los demás".

Defendió la plantilla de puestos de confianza insistiendo en que "somos una de las comunidades con menor número de cargos públicos. Galicia tiene el doble", para recalcar que "vamos a tener los cargos necesarios para gestionar bien". La primera demostración ha sido el incremento de diez a doce consellerias en el nuevo consell.

Subrayó la necesidad de más empleados públicos, ya que "la Generalitat Valenciana es la institución autonómica con menos trabajadores por habitante de España". Del mismo modo, hizo especial hincapié en la encendida defensa de una mejor financiación para la Comunidad Valenciana que llevará a cabo durante este nuevo mandato, en línea con el anterior, y sin titubear por el hecho de que el Gobierno de España lo dirija Pedro Sánchez, conmilitón de Puig. "Al presidente de la Generalitat no lo elige Pedro Sánchez", zanjó. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP