Los títulos regalados llegan al Conservatorio Profesional de Danza de Valencia

El conseller Vicent Marzà (centro) con Maite Bacete, Directora del conservatorio (izquierda), Isabel Luna, Vicerrectora del conservatorio (derecha) y miembros del AMPA, en la recepción del 9 d'octubre de 2015.

El conseller Vicent Marzà (centro) con Maite Bacete, Directora del conservatorio (izquierda), Isabel Luna, Vicerrectora del conservatorio (derecha) y miembros del AMPA, en la recepción del 9 d'octubre de 2015.

El profesorado recibe presiones para aprobar a dos alumnos y subir la nota a otros cinco, entre ellos el hijo de la actual directora del centro que depende del conseller Marzà (Compromís).

Final de curso 2017-2018 en el Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, dependiente de la Conselleria de Educación que dirige el conseller de Compromís, Vicent Marzà. Los alumnos de 6º curso se enfrentan a las notas de su graduación para la obtención del título oficial.

Se convoca al claustro de profesores que evalúa a los chicos y chicas del último curso del conservatorio, para hacer públicas las notas, en dos sesiones de evaluación: una, el 21 de mayo de 2018 -la evaluación de aquellos alumnos que tienen Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU)- y otra, el 7 de junio de 2018 -para el resto de alumnos-. Cada profesor tiene sus notas puestas, pero no todas gustan a la directora del centro, Maite Bacete, -nombrada en ese cargo desde que Marzà accedió a la Cosnelleria de Educación-, y a la jefa del Departamento de Contemporáneo y profesora de Danza Contemporánea de 6º curso, Rocío Pérez

Según han denunciado a ESdiarioCV varios profesores del Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, el claustro recibe presiones para subir la nota a cinco alumnos de sexto curso con acceso al PAU -G. F., L. B., M. P. F., N. E. H. y R. C. B., hijo de la actual directora del centro- y es coaccionado para aprobar a otros dos alumnos -J. J. H. N. C. y M. T. V., que no logran superar las asignaturas de Danza-.  

Las presiones vienen de antes incluso que se celebraran las sesiones de evaluación. Según cuenta a este diario una profesora del centro, "pocos días antes de la primera sesión de evaluación del 21 de mayo, la jefa del Departamento de Contemporáneo, Rocío Pérez, creó un grupo de Whatssap donde estábamos incluidos todos los  profesores de 6º curso del Área de Contemporáneo, para pedirnos que, a la hora de evaluar, fuéramos flexibles con los alumnos, no tuviéramos en cuenta posibles faltas de asistencia a las clases u otras cuestiones, y valoráramos más el esfuerzo que estaban haciendo los alumnos que los objetivos académicos, a la hora de poner nuestras calificaciones".

Las sesiones de evaluación se celebran tal como estaban previstas. Tres de los alumnos de acceso al PAU obtienen un 5 como calificación final -entre ellos, R. C. B., hijo de la directora del conservatorio-, y los otros dos, obtienen un 9 y un 7 como nota. El problema sigue estando en los dos alumnos de la evaluación del 7 de junio -J. J. H. N. C. y M.T. V.- que tienen una nota final de 4 en la asignatura de Danza y no pueden obtener su título oficial; "algo que la directora del conservatorio y la jefa de Departamento de Contemporáneo no están dispuestas a aceptar y pasan de las medidas de presión iniciales a utilizar medidas que no son legales y que, además, incumplen parte del Reglamento de Régimen Interno del Conservatorio Profesional de Danza", relatan algunos profesores del centro.

Una prueba prueba extra sin pasar por la repesca del mes de julio

Los alumnos suspendidos piden revisar los exámenes de la asignatura de Danza (la que tenían suspendida), y se les convoca para el día 15 de junio de 2018, de acuerdo a derecho. A ambos, los profesores les indican que "según la programación departamental de la especialidad de Danza Contemporánea y la asignatura de Danza Clásica, no cumplen con los objetivos del curso ni superan los requisitos estipulados para obtener el aprobado".  

Ante esa situación, se insta a los alumnos suspendidos a que realicen el llamado "examen de repesca", previsto para julio de 2018, siguiendo el procedimiento normal del conservatorio cuando no se superan las pruebas en junio. Sin embargo, esos dos alumnos no llegan a presentarse a la convocatoria del mes de julio porque la directora del centro, Maite Bacete, decide que se les va a hacer una prueba extraordinaria el 26 de junio de 2018, a las 15:00 horas, -en horario no lectivo del conservatorio-, discriminando así al resto de alumnos del conservatorio que tenían otras asignaturas suspendidas y que sí tuvieron que acudir la convocatoria de julio pero, además, ahora, saltándose los procedimientos administrativos y las convocatorias legales del centro. 

Bacete  anuncia por e-mail a los profesores responsables de las asignaturas de la celebración de esa prueba extraordinaria, el 25 de junio de 2018, a las 22:o0 horas de la noche, y les escribe - como se puede ver a continuación- "que pueden estar presentes, pero que no forman parte del órgano instructor o tribunal, que es quien evaluará la prueba y quien elevará propuesta de calificación"; otra decisión que incumple con los reglamentos de régimen interno del Conservatorio. 

Preguntada, también vía e-mail esa misma noche, sobre quién va componer el tribunal examinador, Maite Bacete, tarda casi 15 horas más en contestar, es decir, lo hace el mismo día de la prueba, el 26 de junio de 2018, a las 13:32 horas, por lo que a los profesores responsables de la asignatura no les da tiempo a acudir a presenciar esa prueba extraordinaria.

El Tribunal que finalmente decide sobre la prueba, según se aprecia también en el mail de Bacete, está compuesto por el Jefe de Estudios del conservatorio, Rafa Darder; la Jefa del Departamento de Danza Contemporánea, Rocío Pérez; la secretaria del Departamento de Danza del Conservatorio, Fina Granell y la vicesecretaria del Departamento de Danza del ente, Alicia Puchades; éstas dos últimas, convocadas en calidad de "profesoras de la asignatura objeto de la reclamación", pero que, en realidad, ni eran las profesoras reales que habían impartido las asignaturas a los alumnos ni las que los habían examinado ni evaluado en las calificaciones con un 4. Otro traje a medida, para que los alumnos pudieran obtener el título. Algo que, finalmente, ocurrió porque en esa prueba extraordinaria obtuvieron la calificación de 5. 

No obstante, según las denuncias que hacen algunos profesores, "nunca sabremos, realmente, si esa prueba llegó a celebrarse o si, directamente, se modificaron las calificaciones sin convocar a los alumnos. Eso sólo lo sabrá el órgano rector convocado como  tribunal de la prueba y la directora del Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, pero lo cierto es que este centro público está regalando títulos, desde ya hace tiempo, a muchos alumnos que no están preparados para bailar porque no saben, discriminando a otros muy buenos que sí saben y que con esfuerzo superan los objetivos de cada uno de los cursos", comentan. Y, añaden, "no es la única irregularidad que están cometiendo dentro del conservatorio". 

ESdiarioCV ha contactado con Maite Bacete

Este diario se ha puesto en contacto esta misma mañana con la directora del Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, Maite Bacete, para conocer su opinión sobre los hechos. Bacete ha atendido la llamada, pero no ha querido responder a las cuestiones planteadas. "Estoy a punto de entrar en una reunión y no tengo tiempo de atenderles ahora", ha dicho.  

Tras insistirle desde este medio por segunda vez, para conocer su versión, la directora del Conservatorio ha insistido, dando largas, en que "el teléfono no era el canal adecuado para ello". 

Comenta esta noticia
Update CMP