17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las supuestas prisas del Rey para acelerar su ronda de consultas

Felipe VI con el representante de Compromís, Joan Baldoví

Felipe VI con el representante de Compromís, Joan Baldoví

Da la sensación de que el jefe del Estado quiere liquidar cuanto antes este trámite o, al menos, acelerarlo en sus formas y puestas en escena. ¿Es así? El Polígrafo tiene la respuesta.

 

Después de que Pedro Sánchez, por su cuenta y riesgo, rompiera la tradición y se adelantara al Rey en la ronda de consultas con los líderes políticos tras las elecciones, más ojos que nunca se han puesto en las entrevistas protocolarias de La Zarzuela. Y la sensación que se desprende tras las primeras entrevistas con los representantes de los partidos minoritarios. ¿Pero es así exactamente? ¿Ha habido cambios en estas tomas de contacto? El Polígrafo tiene la respuesta.

Es cierto que estas entrevistas han cambiado, pero solo en sus formas. El Palacio de la Zarzuela ha modificado ligeramente el formato con el que Felipe VI recibe a los portavoces de las fuerzas políticas que acuden a la ronda de consultas con vistas a la investidura, de manera que en esta ocasión es el jefe de Estado quien los espera en la puerta de su despacho.

El nuevo formato incluye nueva ubicación de cámaras y fotógrafos, de manera que ahora el Rey y su interlocutor no posan frente al tapiz que cubre una de las paredes del salón de audiencias, sino que simplemente las cámaras captan su saludo a la puerta del despacho con las ventanas del salón de fondo.

El protocolo habitual hasta ahora consistía en que cada portavoz entraba al salón de audiencias y esperaba al jefe de Estado, que salía de su despacho tras un anuncio de su ayudante de campo. El Rey se dirigía entonces hasta el lugar donde le esperaba su invitado y ambos se saludaban y posaban para las cámaras antes de entrar al despacho contiguo.

Con el nuevo formato, el saludo es más rápido y todo el proceso se desarrolla de manera más ágil, en una ronda de consultas que incluye a 15 portavoces de fuerzas políticas en dos días, en su mayoría con 45 minutos entre un portavoz y otro.

Además, y contra lo que pueda parecer, no es la primera vez que la Casa del Rey cambia el protocolo para hacerlo más ágil. En enero de 2016, durante la segunda ronda de consultas después de las elecciones de diciembre de 2015, también era el Rey quien esperaba a sus invitados y de esta forma se aceleraba algo el saludo -era la segunda ronda en dos semanas- pero no se eliminó el posado. La nueva fórmula hace que el saludo sea más rápido aún.

 

Comenta esta noticia
Update CMP