21 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

La mujer de Matamoros planta cara a sus detractores con un desmentido rotundo

Makoke no piensa callarse ante las difamaciones

Makoke no piensa callarse ante las difamaciones

El adiós de Kiko Matamores a Sálvame ha hecho que el nombre de Makoke vuelva a sonar. La acusan de ser la responsable de la despedida de su marido. Ella lo tiene claro y les planta cara.

Makoke está harta de ser utilizada como un saco de boxeo donde algunos descargan su ira. Esta desagradable historia empezó cuando desde Sálvame le ofrecieron sustituir a su marido durante el tiempo que durara su convalecencia, derivada de una  intervención quirúrgica. Ella acepto, pues la televisión ha sido durante años su trabajo. Ni en sueños imaginó que aquello se desarrollara en los términos en que lo hizo. Desde el principio, Mila Ximénez no le dio tregua. La atacaba sin cesar. La malagueña intentaba esquivar los golpes verbales para que la temperatura no se volviera insoportable. Tuvo que escuchar de todo. Mila estaba on fire y no se cortó ni un pelo a la hora de señalar que engañó a su marido. También salió a colación la mala relación con Diego y Laura, hijos de Kiko Matamoros. Ella intentó aportar su punto de vista pero nadie escuchaba. Al final, no pudo más y se marchó. Decidió entonces que no quería volver a pisar un plató tan hostil y empezó a escribir una nueva página en su vida laboral. Junto con una amiga, iniciaron un negocio de organización de bodas.

Una vez digerido lo sucedido en Sálvame, Makoke tomó la decisión de demandar a Mila. Este asunto ha sido objeto de distanciamiento con Kiko. De hecho, él abandonó el Eje del mal dolido con la Ximénez, a quien nunca ha perdonado la forma en que se lanzó contra su mujer. A pesar de eso, ha intentado mediar para que diera un paso atrás y las acciones legales no fueran para adelante. Se sabe que Makoke ofreció un pacto que Mila tildó de inaceptable por sus condiciones. Por su parte, Kiko negó que las cosas fueran tal como ellas las pintaba. En fin, solo ellas y él saben la realidad de un asunto que se ha utilizado como arma arrojadiza.

El adiós de Matamoros a Sálvame ha levantado una polvareda importante que, como no podía ser de otra manera, ha salpicado a Makoke. Y es que Kiko Hernández expresó que la situación de su colega era excelente a nivel económico ya que su esposa había heredado veinte millones de euros provenientes de una anciana tía recientemente fallecida. El colaborador lo desmintió de forma rotunda en su entrevista en Sábado Deluxe: “Si eso fuera así, anda que iba a estar yo aquí sentado”. Expresó que eso fue una broma que gastó con la connivencia de Kiko Hernández. Sin embargo, a tanto ha llegado el asunto que hasta Makoke ha tenido que salir a la palestra para desmentir que tal cosa fuera cierta. “Ojalá”, pronunció cuando se le preguntó. Según ha podido saber Esdiario, Makoke está enfadada con sus detractores porque están utilizando todo lo que tienen al alcance de su mano para señalarla como responsable de la marcha de Kiko. Para nada, la decisión ha sido cosa del protagonista, y muy meditada. De momento, ella continuará en el segundo plano que escogió hace tiempo. Eso sí, si siguen atacándola y poniendo en duda su fidelidad a Kiko, tiene claro que tomará medidas.

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia