La relación entre el aborto en España y el relator para Cataluña

Arrecian las preguntas a la derecha sobre el aborto -sin que se sepa que haya habido cambio de postura- desde la convocatoria de la concentración contra el “relator” hasta su celebración.

Un veterano periodista, de los que sale a la calle desde hace años, mostraba su asombro -“dilo, dilo”- porque en determinadas ruedas de prensa modernas algunos periodistas rebaten las tesis de algunos convocantes. No es que les repregunten cuando algo les chirría, no, es que directamente les rebaten. No es que les pongan a caldo en un análisis, no, es que les discuten como si de un debate de radio o de televisión se tratara. Si, por ejemplo, el convocante defiende la enseñanza concertada, se le pregunta por los empleos que se perderían en la pública si hubiera libertad total de elección educativa, lo que por cierto es dar por hecho que la gente prefiere la que no quieren nuestros actuales gobernantes. ¿Y los empleos que se pierden ahora con los recortes de conciertos? No vale decir que a los damnificados se les ofrece un trabajo alternativo con menos horas (menos salario) y a más kilómetros de su ciudad. ¿Lo aceptaríamos nosotros?

Las ruedas de prensa, desde luego, ya no son como las de antes. Lo hemos comprobado también esta semana con el repentino interés de algunos por la posición de Pablo Casado sobre el aborto. Siguiendo la recomendación del socialista valenciano Joan Ignasi Pla para otros casos, una simple búsqueda en Google nos revela que la opinión del líder del PP sobre este particular no ha cambiado al menos desde el verano del año pasado. Sin embargo, coincidiendo con la convocatoria de una concentración dominical por la unidad de España tras al anuncio de que iba a haber un “relator” para las relaciones con Cataluña (mesa de partidos), a Casado le preguntan por el aborto. Y, claro, le titulan por el aborto. Lo ha denunciado él mismo en el programa de Carlos Herrera asegurando que la única resistencia a su escalada verbal contra Pedro Sánchez es la de la “izquierda mediática” porque “cuando he hecho la convocatoria de este domingo me han preguntado por el aborto, las mujeres … ya sólo les falta sacar a Franco”.

Luego salió (como todos los viernes) Mónica Oltra, que también contestó preguntas sobre el aborto cargando contra el PP. Y cuando por fin le inquirieron por el “relator”, la portavoz del gobierno valenciano dijo que los que protestan están generando “crispación” ya que “todo lo que contribuya a la solución dialogada y política de un conflicto que está ahí se ha de intentar”.

“Y así el círculo se cierra y la gente ni se entera de lo que ha ocurrido ya”, cantaba Miguel Ríos en “Nueva Ola”. Pero luego vino la vicepresidenta única del Gobierno, Carmen Calvo, y rechazó dialogar con los separatistas sobre ciertas cosas. Lo que implica renunciar al “relator”, pero también deshacer el relato.

Comenta esta noticia
Update CMP