24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Pedro Sánchez para "derrotar" a Madrid?

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez

El Gobierno ha decidido intervenir políticamente una región que considera "enemiga", utilizando una pandemia cuya gravedad acentuó y ahora manipula.

 

El Gobierno de la Comunidad de Madrid acatará y pondrá en marcha las instrucciones del Ministerio de Sanidad, como no podía ser de otra manera en una Administración que conoce, respeta y defiende el Estado de Derecho, a diferencia de otras que, como la Generalitat, recibe en cambio muchos más parabienes del Gobierno de España.

Pero, por las mismas razones de sometimiento a la legalidad, agotará los caminos jurídicos para recurrir una medida que considera estrictamente política. Si cumplir las instrucciones es una obligación; intentar que una instancia judicial las enmiende, cuando no se está de acuerdo con ella, es un derecho.

Sobre todo cuando cuando existe la sospecha, muy firme, de que a Moncloa le mueve más el deseo de conquistar la Comunidad de Madrid que la preocupación sanitaria por los madrileños, tratados como aparentes rehenes de una disputa por el poder ajena por completo a sus intereses y necesidades.

La secuencia seguida por Sánchez para llegar a la intervención, por una situación sanitaria que en otras comunidades también es preocupante, ha sido evidente. Primero forzó un acto con Isabel Díaz Ayuso, hace una semana, para comprometerme a trabajar en equipo. Después movilizó al ministro de Sanidad y a Fernando Simón a decir que Madrid lo estaba haciendo muy bien.  

 Sánchez ha generado un sobresalto para millones de ciudadanos, un problema económico para toda España y un espectáculo político deplorable

Para al final, proceder a la intervención sin ningún tacto pero poder alegar que, hasta ese momento, lo había intentado. En realidad, viendo los últimos acontecimientos con perspectiva, es legítimo pensar que Sánchez siempre tuvo claro el objetivo y que todo lo demás fue mero adorno de una función con un guión predefinido.

El Gobierno regional presentará este viernes un recurso ante la Audiencia Nacional y, a la vez, publicará este sábado en el BOCAM la resolución de Salvador Illa. Aunque quizá no la aplique de inmediato hasta que el Tribunal Superior de Justicia se pronuncie, también, sobre aspectos concretos de las medidas o del régimen sancionador. 

En resumen, el “confinamiento blando” puede lo mismo empezar este sábado, cuando se cumplen las 48 horas de plazo para transponer la orden ministerial, que dentro de una semana. En fin, un sobresalto para millones de ciudadanos; un problema económico mayúsculo para Madrid, y por tanto para España; y un espectáculo político deplorable en el que es muy difícil salvar a nadie del todo pero que tiene, una vez más, un claro responsable máximo: Pedro Sánchez.

 

Comenta esta noticia