15 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lo que va a pasar con el coronavirus el fin de semana posterior al 8M

Irene Montero, el pasado domingo en el 8M

Irene Montero, el pasado domingo en el 8M

Todo el mundo da por hecho que las cifras se dispararán al pasar el periodo de incubación desde el 8M. Pero pasará, y Madrid está bien preparada.

 

 

Nadie lo dice oficialmente, pero todo el mundo con algo de información lo cuenta en privado: este fin de semana se van a disparar las cifras de infectados en la Comunidad de Madrid. Algunos hablan de llegar a los 5.000 pacientes, aunque eso parece demasiado.

Conviene insistir, antes de seguir, en que la estadística de curados es muy muy muy superior a la de fallecidos: es al menos 600 veces más sencillo sanar del coronavirus que morir por su culpa, lo que resulta sin duda matemáticamente muy tranquilizador.

¿Pero por qué se espera ese pico y cómo se hace el cálculo para ubicarlo en un fin de semana en el que además volverá el fresco e incluso la lluvia? Hay varias razones, pero una destaca por encima de todas: el periodo de incubación del virus se establece, según los especialistas, entre un mínimo de 5.1 días y un máximo de 24.

No hace falta ser Einstein para echar cuentas y llegar a una conclusión más que razonable: pudo haber contagios numerosos en la manifestación del 8M que ahora, pasado el periodo de incubación, salen todos de golpe. Que Irene Montero contagiara o fuera contagiada es menos importante que la posibilidad, muy alta, de que en esas concentraciones se extendiera el virus.

 

Así lo piensan en despachos políticos de primera línea, aunque la discreción se imponga por razones de no crispar ni asustar a la opinión pública. Algo en lo que, por cierto, está destacando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quizá la figura política que más está demostrando un liderazgo en momentos de crisis como los presentes.

Ayuso Vs Sánchez

El contraste entre la presidenta madrileña compareciendo en persona para anunciar medidas concretas y el de Pedro Sánchez presentando por plasma su miniplan de choque no ha pasado inadvertido para nadie. Y eso se nota especialmente en un dato que este Topo ha constatado: se le acumulan, como nunca, la petición de entrevistas en la práctica totalidad de los grandes programas de televisión de España.

Y ojo, sin alarmas excesivas, le insisten a El Topo: las medidas tomadas por Sol y el refuerzo de la asistencia sanitaria, con hasta mil camas más para casos eventualmente graves, garantizan una respuesta eficaz a la crisis y permiten tener toda la esperanza en que esto pase en abril. La clave, quedarse en casa.

Comenta esta noticia