03 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las extrañas presiones a Pablo Motos tras atreverse a criticar a Sánchez

Pablo Motos, en El Hormiguero

Pablo Motos, en El Hormiguero

El presentador de El Hormiguero sufre una curiosa campaña contra su imagen después de dos semanas de críticas fundadas a la gestión del Gobierno. ¿Mera casualidad?

 

 

 

Curiosamente, Pablo Motos está siendo uno de los comunicadores más críticos con la gestión de la pandemia de Pedro Sánchez y de su Gobierno. Que un programa de entretenimiento como El Hormiguero y un presentador como Motos se conviertan en referencia de algo tan serio dice mucho bueno de él, pero también algo no tan positivo de muchos otros.

Lo curioso es que, tras algunos monólogos críticos, pero siempre con un toque relajado y sentido del humor; uno de los rostros más conocidos de Antena 3 ha empezado a ser objeto de críticas contundentes y de una campaña de descrédito, con un seguimiento personal incluido.

O eso es lo que creen muchos, y así lo expresan en las redes, después de que se difundiera una imagen de Pablo Motos, en tono de denuncia, acudiendo a su puesto de trabajo sin guantes ni mascarilla: algo, por otro lado, de lo más habitual cuando se viaja solo en el coche, sin rozarse con nadie y se trabaja en un puesto donde difícilmente se pueden utilizar ambas herramientas de protección:

 

 

Esa "noticia", publicada en cadena en distintos medios de comunicación, provocó un brote de críticas... y de sospechas. ¿No es extraño que haya fotógrafos apostados en el domicilio personal del presentador para pillarle, supuestamente, haciendo algo aparentemente inconveniente justo horaas después de atizar a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Fernando Simón, por ese orden? Algo parecido a lo que pasó hace dos semanas con Mariano Rajoy, por cierto.

 

Así lo han visto muchos, en ese contexto de temor a que, con la excusa de la epidemia y la lucha contra los bulos, el Gobierno se esté comportando como una especie de "Gran Hermano" dispuesto a mitigar la crítica ya establecer, en la medida de los posible, una verdad única indiscutible y monitorizable, por utilizar el término del ministro Marlaska:

 

 

El propio Motos, finalmente, se dio por aludido y anoche no rehuyó el tema durante un programa cargado de expectación por la visita de Malú a plató, en la que por cierto reveló que el bebé que espera junto a Albert Rivera es una niña.

 

 

Si de algo le vale la polémica a Motos, ha de ser para comprobar que, aunque las críticas sean ruidosas, los reconocimientos tuiteros a su valentía son infinitamente superiores y una mayoría mucho más notable está de acuerdo con sus mensajes.

Comenta esta noticia