Protesta agrícola: Almendrazos para Baldoví y abucheos para Oltra

Joan Baldoví, ayer en Altea. Foto: Información

Joan Baldoví, ayer en Altea. Foto: Información

Los agricultores de Alicante han pagado su indignación con Joan Baldoví y Mónica Oltra por la falta de soluciones ante la plaga que afecta a los almendros y que obliga a arrancar los árboles

Hasta las almendras. A almendrazo limpio ha sido recibido en Altea el portavoz de Compromís en el Congreso de los Diputados y cabeza de lista por València para las próximas generales, Joan Baldoví, cuando asistía a un acto de presentación de candidaturas junto a la actual vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, Aitana Mas (número 1 por Alicante) e Ignasi Candela, diputado nacional y candidato a la Cámara Baja.

La convocatoria preelectoral de la formación congregó a las puertas del Palau de Altea a dos centenares de agricultores de la Marina Baixa, de la Marina Alta y el Comtat que hace meses que ven peligrar su futuro por la decisión de la Conselleria de arrancar sus almendros para erradicar, supuestamente, la plaga de la "Xylella fastidiosa".

Los que protestaban por la epidemia que arrasa buena parte de las plantaciones de almendros en la provincia de Alicante sin que hasta la fecha hayan obtenido respuesta alguna por parte del Consell respondieron a una convocatoria conjunta de la Asociación de Jóvenes Agricultores de Alicante (Asaja) y de la Plataforma de Afectados por la "Xylella Fastidiosa" de Alicante (Axfa) para exigir soluciones. Francisco Javier Molines, portavoz de la plataforma, manifestó que la intención de los agricultores afectados era aprovechar la presencia de la vicepresidenta del Consell en Altea para exigirle que se paralice el plan de erradicación de los almendros afectados por la plaga y que se adopten otras medidas para frenar el avance de la "Xylella" sin tener que seguir sumando cifras a los 38.000 almendros arrancados a fecha de hoy, puesto que según los planes del Gobierno de Ximo Puig aún quedan 70.000 pendientes de "exterminio".

Nada más hacer acto de presencia, Baldoví fue recibido con una enorme pitada y una lluvia de almendras dirigidas hacia su persona, al tiempo que escuchaba cómo le tildaban de sinvergüenza. Ni corto ni perezoso, el diputado se enfrentó a los manifestantes, a quienes recrimió sus calificativos. Tras unos intensos momentos de tensión, las aguas volvieron a su cauce y Baldoví escuchó estoicamente las reivindicaciones de los agricultores, que exigen que se ponga fin al arranque sistemático de los almendros, según Información.

La llegada a Altea de Mónica Oltra fue algo menos accidentada, pero no se libró de los pitos y los abucheos. Los agricultores, indignados por la pasiva actitud del Consell en esta crisis, mostraron su descontento porque hasta la fecha -ni siquiera en plena precampaña- ningún miembro del Ejecutivo valenciano ha mostrado interés por conocer sobre el terreno las zonas afectadas por la "Xylella". «Ni siquiera la consellera de Agricultura se ha dignado a venir», protestaron los manifestantes. Lo cierto es que un acto electoral ha obligado a "tocar tierra" a los miembros de Compromís, según uno de los agricultores.

Comenta esta noticia
Update CMP