18 de marzo de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Kiko Matamoros pierde los nervios en una bronca descomunal: "¡Qué payasa!"

No se puede decir que sea la primera vez que el tertuliano de "Sálvame" pierde las formas y explota de la manera más violenta posible con alguien pero esta vez parece que ha ido más lejos.

Hace días Lydia Lozano miró fijamente a cámara para advertir a Kiko Matamoros que tenía una noticia sobre él y que prefería guardar silencio y contársela a la cara. Pasados los días, el momento ha llegado: Lydia tomó la palabra y afirmó que se vio a Kiko en un reservado de un restaurante con una chica de unos veintitantos años en actitud "muy cariñosa".

Matamoros respondía: no ha negado que salga, tampoco que haya tenido relaciones con nadie desde que se ha separado de Makoke, pero esto lo desmintió de pleno. Sabe a qué chica se refiere Lydia, a qué momento y afirma que es la hija de un amigo que falleció hace unos años y se había reunido con ella para ofrecerle trabajo en su nuevo local.

Kiko exigía pruebas a su compañera y la aludida se enfadaba: tiene dos fotos en las que no se ven besos, pero pone la mano en el fuego por las personas que se lo han contado: "¡No juegues sucio!", gritaba a su compañero y Kiko pedía unas botas de agua para que Lydia no se mojara en el charco en el que se acababa de meter. "¡Enseña las fotos payasa! que eres una payasa. Eres una ridícula, no hagas el ridículo", decía Kiko cargando contra Lydia que se negaba a guardar silencio.

"Acuérdate del HC Center", dijo Kiko Matamoros cuando parecía que había pasado lo peor de la tormenta. Según él mismo contó, él y Lydia estuvieron en la misma cama junto a otras dos personas aunque, aclaran, no hubo nada sexual. Mosqueada, Lydia se levantó y consiguió poner al público en pie diciendo: "La diferencia es que mi marido lo sabía y la tuya no, esa es la diferencia ¡No se puede jugar tan sucio!".

Comenta esta noticia