21 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El portero abertzale del Granada y las burradas para la Guardia Civil en Alsasua

Unai Etxebarría, junto al vejatorio cartel contra la Guardia Civil en Alsasua

Unai Etxebarría, junto al vejatorio cartel contra la Guardia Civil en Alsasua

Unai Etxebarría se gana su salida del equipo de Primera División en pleno bochorno por la tolerancia del Gobierno a otra campaña contra la Benemérita en el pueblo dos ya la lincharon.

 

 

La tensión en Alsasua nunca se ha reducido. Y menos cuando, en España, demasiada gente incluyendo algún partido de Gobierno como Podemos, lleva años tolerando la infumable presión allí a la Guardia Civil. Hasta el punto de presentar como unas víctimas del sistema a los bárbaros que lincharon literalmente a dos agentes delante de sus novias.

Y el fútbol nunca ha sido del todo ajeno a ese universo abertzale donde los verdugos se sientes héroes, cuando no represaliados, en un delirio insoportable que explica muchas cosas de la política en el País Vasco y, también, de una nueva generación de dirigentes sin memoria que se arriman al fuego para alentarlo.

Solo hay que recordar a Monedero manifestándose a favor de los "chavales de Alsasua o a Pablo Iglesias reuniéndose con la familia de Rodrigo Lanza, aquel bestia que apaleó hasta morir a Víctor Laínez por llevar unos tirantes de España.

 

El caso es que Alsasua vuelve a ser TT nacional por doble motivo: el insólito permiso para que este sábado se celebre allí una manifestación en la que se reclamará la expulsión de la Guardia Civil de Navarra y el "despido" del portero Unai Etxebarría por tolerar, cuando no apoyar, a los majaderos condenados por apalizar a los agentes.

 

 

De la sorprendente concentración masiva prevista, tanto por el contenido cuanto por el momento sanitario, dan cuenta incesantes tuits como el anterior, en el que se interpela a las autoridades sobre una contradicción evidente: ¿Cómo es posible que ya esté prohibido en algunos lugares de España visitar a un familiar ingresado en un hospital pero esta marabunta insultante tenga permiso para un evento multitudinario?

Y sobre el papelón del deportista, de posado fácil con camisetas victimistas a favor de los linchadores, tampoco se puede añadir gran cosa: más allá de los habituales círculos abertzales, el tal Etxebarría ha recibido en Twitter los aplausos que nunca recibirá en el campo de juego. Y no por sus paradas precisamente, sino por su salida del Granada, celebrada por todo lo alto:

 

 

Y para terminar el Retuitero de hoy, una intervención que lo resume casi todo, la de la influencer más iconoclasta del verano, una rusa muy española, de nombre Liusivaya, que pone orden en el caos con desparpajo y una mala leche digna para la causa:

 

 

 

Comenta esta noticia