15 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ciudadanos no corta la gran campaña del PSOE: arrebatar Madrid a Díaz Ayuso

Albert Rivera e Ignacio Aguado

Albert Rivera e Ignacio Aguado

El PSOE, con 26.000 víctimas mortales a sus espaldas, se lanza a intentar echar al PP de la Comunidad de Madrid. Y Cs emite mensajes confusos, según de quién vengan.

 

 

 

El furibundo ataque del PSOE contra la Comunidad de Madrid, a cuya presidenta Díaz Ayuso intenta desde hace tiempo cargarle los muertos de la epidemia de coronavirus mientras pide a todos "Salir unidos", ha provocado un auténtico terremoto en Twitter.

A los #Ayusodimisión o #155paraMadrid, coreados por algunos de los más insignes mudos con los inmensos errores preventivos del Gobierno hasta que decretó el Estado de Alarma, le han respondido otros como #GraciasAyuso o #GobiernoMiserable.

Pero en quien más está puesta la vista es en Ciudadanos, a quien se reclama desde esas trincheras que apoye una moción de censura contra su propio Gobierno, pese (o precisamente por eso) a que todas las encuestas señalan a Ayuso y Almeida como unos de los pocos políticos de España reconocidos por su esfuerzo en la gestión sanitaria.

 

Parece improbable que Cs acepte algo así y se alinee de repente con el PSOE de Gabilondo y con el Más Madrid de Errejón para seguir, en el mejor de los casos, con la misma vicepresidencia que ya ejerce Ignacio Aguado. Pero la infame campaña contra el PP madrileño y el acuerdo de esta semana de Inés Arrimadas con Pedro Sánchez han alimentado esa especie.

Y desatado una auténtica batalla en la que lo más importante, digan lo que digan los demás, son los mensajes de los propios dirigentes naranjas, pues en ellos se mide como en ningún otro la temperatura real de esa funesta moción de censura. Y hay sorpresas.

SI Albert Rivera siguiera al frente de la formación, no habría dudas. El expresidente lo tiene claro y ha salido de su voluntario silencio para atizar sin compasión al PSOE por su descarada campaña de acusación al Gobierno de la Comunidad de Madrid:

 

 

Un mensaje concluyente que despejaría toda sombra de duda. Pero que no se disipa, al menos hasta ahora, por la reacción de quien realmente puede decidir o no un cambio en la Puerta del Sol que muy difícilmente aceptarían los madrileños pero que aritméticamente es posible si se suman los escaños de PSOE, Cs y Más Madrid. Ignacio Aguado ha dicho esta semana que sus pactos no peligran, pero su reacción al ataque del PSOE ha sido, a estas horas, muy tibia:

 

 

 No avala desde luego una moción de censura y sus palabras han ido en el sentido contrario, pero el contexto nacional en Cs y su tendencia a ir a su bola, como si fuera un presidente bis, avalan un runrún que en otras Comunidades como Andalucía es casi un clamor con su compañero Juan Marín, cada día más cercano de nuevo al PSOE. Haría bien, pues, en aclararlo del todo.

Y lo mismo para la nueva lideresa naranja, Inés Arrimadas, que ha pasado de ser percibida como el freno del independentismo en Cataluña al apoyo de un presidente, Pedro Sánchez, que lo es paradójicamente gracias al separatismo. No mucho ha dicho la presidenta de Cs al respecto de la Comunidad de Madrid, lo que tampoco ayuda a tranquilizar. Su último mensaje es de poca monta a estos efectos:

 

 

Pero quizá quien mejor ayude a traducir la confusión que emite Ciudadanos, que puede no ser cierta pero está extendida y eso siempre es un problema, en un último tuit de Juan Carlos Girauta, en la modalidad de retuit, en la que lo dice todo sin decir nada expresamente: se asemeja sin duda a Rivera, se distancia con claridad de Arrimadas y, a la vez, apoya a Aguado. Algo difícil en alguien que apoya claramente al Gobierno de la Comunidad de Madrid de no ser porque cuenta con su excompañero está también en esa línea.

 

 

Como conclusión, una bien sencilla. ¿Por qué no frena la campaña Ciudadanos, de manera oficial, anunciando que ni apoya ni apoyará moción de censura alguna en la Comunidad de Madrid? Si algo tan fácil como eso no se hace en las próximas horas, las sospechas crecerán y con razón.

Comenta esta noticia