30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un vídeo humillante y una foto ridícula, amargan a Puigdemont su día en Bruselas

Karmele Marchante con Puigdemont, este jueves en Bruselas.

Karmele Marchante con Puigdemont, este jueves en Bruselas.

La manifestación independentista y marcha antieuropea en Bélgica tiene 'cara b' para la organización. Una realidad retratada de la que no pueden huir y que muestra que ha sido todo glamour.



En pleno corazón de Europa, los independentistas ponían este pasado miércoles su maquinaria a pleno rendimiento para "reventar" Bruselas. La propia policía belga tasaba en 45.000 los manifestantes que acudieron a arropar al presidente cesado, Carles Puigdemont, y a los consellers que todavía permanecen fugados de la justicia española.

Pero, tal y como publicaba ESdiario, pese al innegable éxito de convocatoria lo cierto es que los independentistas catalanes recibieron varios jarros de agua fría. Sus organizadores no pudieron hacer el recorrido que les hubiera gustado. Querían que la marcha atravesara la zona de Schumann, donde están las principales instituciones europeas, pero la Policía se negó a que discurriera por ese punto.

Sin duda alguna, ésta era una de las claves, ya que con el lema de la manifestación Wake Up! Let's stand up for democracy (Despierta, álzate por la democracia) querían poner de relieve que el independentismo catalán es un asunto europeo. 

Pero además, el vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans, borró la sonrisa a los organizadores al recordar que "si uno no está de acuerdo con la ley puede cuestionarla y organizarse para cambiarla. Lo que no es permisible en un Estado de Derecho es simplemente ignorar la ley".

Pero la "guerra psicológica" de las redes -esa que tanto gustan librar los independentistas catalanes- también estaba perdida. Un sólo vídeo del vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Esteban González Pons, dejaba bien clara la "otra" realidad no vista de la manifestación. 

Grupos de personas recibiendo a los manifestantes desde los balcones con banderas de España y a gritos del que ya se ha convertido en una suerte de himno de la "resistencia" en Cataluña: el ¡viva España! de Manolo Escobar

Un vídeo muy celebrado en las redes sociales. Tanto como una fotografía que ha desatado la hilaridad, hasta el cachondeo, general. "Con amigas como esta no te hacen falta enemigos", es el comentario generalizado más suave después de correr como la pólvora una fotografía de Karmele Marchante -que la cronista del mundo rosa ha subido a sus redes- posando alegre junto a Puigdemont con el siguiente texto acompañado de corazones formando la bandera catalana: "Con el President de la República Catalana en Bruselas". 

Ni que decir tiene que la mofa se ha disparado tras difundirse la fotografía. "¿Es su nueva jefa de prensa?", se preguntaban muchos en las redes sociales. Pero no todos los comentarios han sido tan amables o irónicos. La mayoría de ellos han sido mucho más crueles de lo que aquí reproducimos. Tremendas han sido las críticas y las burlas por semejante apoyo "planetario y universal".

Comenta esta noticia
Update CMP