21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Isabel de Dios

    La mano de Dios

    Lo del 4-4-2 o el 5-3-2 está bien, pero hay vida más allá de los 90 minutos y cuando las estrellas deportivas se quitan los calzones y las medias empieza de verdad la diversión para Isabel de Dios. El fútbol es algo demasiado importante como para tomárselo en serio...

Las amistades peligrosas de Lara Álvarez le hacen una faena a Carbonero

Semana negra para el amor en el mundo del motor. Pero si pensaban que Fernando Alonso había sido el peor parado de toda esta historia es que les falta información. Está la cosa que arde...

Hubo un momento en que parecerse a Sara Carbonero era lo más. Todas las zagalas jovenzuelas querían ser como ella de mayor... Ya no sólo por ligarse a Iker Casillas, por quién suspira más de una fémina aún a día de hoy (yo conozco alguna, por cierto) sino por lo que Sara representaba: esa mujer moderna del siglo XXI, tan mona, tan profesional, tan estilosa, tan independiente, tan “empoderada” que se diría ahora que el morado está de moda.

Y entonces llegó Mourinho y no sólo la vida de Casillas dio un vuelco. De rebote también la de Carbonero. Los Carbonillas pusieron rumbo a Oporto más por obligación que por gusto y Sara tuvo que elegir entre el amor y el trabajo y apostó por lo primero. Y desde ese momento pasó de “it girl” a “maruja woman”. Cómo será que ahora cuando alguna Wag o novia de famoso sigue los pasos de su pareja por el mundo se ha acuñado hasta una frase propia: “Marcarse un Sara Carbonero”. O sea, dejar de lado tu profesión para seguir los pasos de tu marido, novio o chico de hecho all over the world.

Ya no es que la novia de Dani Alves, la modelo Joana Sanz, le tirara un dardo envenenado asegurando que si alguien te quiere no te obliga a dejar de lado tu trabajo, sino que esta semana la noticia de que el Oporto quiere renovar a Casillas hasta 2018 se transformó por arte de birlibirloque en los titulares de la prensa rosa en un “Sara Carbonero no volverá a trabajar en los informativos de Telecinco hasta 2018”. Para lo que hemos quedado...

Y por si fuera poco, ahí estaba esta semana Lara Álvarez para ponerle la puntilla a la imagen de chica "de hoy en día" de Carbonero. Entre las razones que han salido a la palestra sobre la inesperada y repentina ruptura con Fernando Alonso la que de momento gana más enteros (amén de que algunas amistades telecinqueras de su novia no le hacían mucha gracia al piloto) es que Lara no estaba dispuesta a renunciar a su carrera profesional para seguir al que estaba llamado a ser su marido (ahora el anillo de compromiso ha desaparecido de su mano) por los circuitos del mundo en plan mujer-florero, que eso quema mucho...

Y si no que le pregunten a Jessica Michibata que se separó de Jenson Button en diciembre. La bella modelo a la que era habitual ver en el paddock a la vera de su flamante esposo ya no se dejará caer más por los Grandes Premios, como Lara. Claro que roto el matrimonio, al piloto de McLaren le ha faltado tiempo para reponerse del disgusto y ya tiene quien le consuele. Se trata de otra modelo, Brittny Ward, que cuenta con una larga carrera en el mundo de las pasarelas a pesar de tener sólo 25 primaveras y hasta ha posado como conejita para la revista Playboy. Con esto lo que les quiero transmitir así de manera directa es que, sí, está muy buena Brittny también.

En lo que se ha convertido en una semana negra para el amor en el mundo del motor, también nos acabamos de enterar que Valentino Rossi, por si no tuviera suficiente con su guerra abierta con Marc Márquez, resulta que también ha partido peras con su impresionante novia Linda Morselli. Más o menos el mecanismo por el que se dio la voz de alarma fue el mismo que con Lara y Fernando: hacía ya demasiado tiempo que no colgaban fotos melosas en sus respectivas cuentas de Twitter o Instagram. No hay mejor termómetro hoy en día que las redes sociales para detectar cuando a una pareja de famosos las cosas no le van del todo bien. De ahí a la ruptura va un paso. Y Rossi ha confirmado esta teoría.

Claro que lo de Valentino viene con “regalito” incluido. Ha sido romper con la que fuera su novia durante dos años y desatarse en Italia un tsunami de rumores que hablan de la presunta homosexualidad del campeonísimo italiano. Según las teorías lanzadas desde los foros especializados en motor y las redes sociales, Linda tendría el papel de tapadera para evitar las especulaciones acerca de una relación de Rossi con su amigo de la infancia y mano derecha del piloto, Alessio Salucci Uccio, que por cierto, está casado con Pamela Severini con la que tiene una hija de dos años.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP