24 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Censura a Sánchez

Mandatarios populares creen que ese movimiento, además de una obligación política contra el sanchismo y sus desastres, sería un gran revulsivo para el conjunto del PP.

 

 

Atrapado el PP por el centro (Ciudadanos) y por la derecha (VOX), se extienden en el partido las dudas por el futuro electoral. Por eso, algunos dirigentes consideran que Pablo Casado, nada más cerrar las elecciones andaluzas,  tiene que  hacer algo para reactivar a sus bases y transmitir certeza a sus cabezas de cartel, que se la juegan muy pronto.

El Partido Popular necesita alejarse de situaciones pesimistas como las que se viven en Andalucía, donde pesos pesados de la formación cruzan los dedos al son de “Jesusito, que nos quedemos como segunda fuerza el 2-D”. 

Reforzaría la posición del líder del PP frente a un “sanchismo” en “minoría absoluta” parlamentaria, acogotado por una amalgama de intereses 

De hecho, mandatarios populares creen que Casado debe encabezar inmediatamente una moción de censura contra Pedro Sánchez como revulsivo interno, además de como obligación política viendo el rumbo torcido del país en manos del PSOE.

Iniciativa parlamentaria que toma más cuerpo después de la inutilidad del Gobierno ante la ocasión histórica del acuerdo del Brexit para asegurar los legítimos derechos de España sobre Gibraltar.

A fuerza de propaganda, Sánchez ha impuesto una realidad paralela en sus acciones, cercado por un acuciante panorama de desaceleración económica y una ristra de ministros en el disparadero público: Dolores Delgado –triplemente reprobada por el Parlamento–, Josep Borrell –beneficiándose de información privilegiada-, Pedro Duque, Nadia Calviño, Isabel Celaá...

Todos ellos, con el propio Sánchez al frente, alargan su comprometida posición parapetándose tras subterfugios, en vez de tomar el lógico camino de la dimisión que exigirían los “affaires” de calado que han dejado hechos jirones su credibilidad y los baremos de respetabilidad de un ministro.

Existen, por supuesto, motivos sobrados para que el Partido Popular presente una moción de censura que retrate a Pedro Sánchez y a los apoyos de un Gobierno que ha liquidado la ética y la estética con una cínica e inaceptable doble vara de medir. Aunque se perdiera.

Todos posicionados

Sin duda,  reforzaría la posición del líder del PP frente a un “sanchismo” en “minoría absoluta” parlamentaria, acogotado por una amalgama de intereses que van desde el PNV a los populistas de Podemos, pasando por los secesionistas catalanes y Bildu.

Además, ese paso adelante de Casado desataría un efecto inmediato en Cs. Albert Rivera, a remolque del PP, estaría obligado a posicionarse en plena batalla por la hegemonía del centro derecha. Porque, de no apostar por desbancar a Pedro Sánchez, se arriesga  a ser visto como la muleta que lo mantiene de pie.

 

Comenta esta noticia
Update CMP