20 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las manos 'mágicas' de Pedro no le evitan un bofetón de las redes sociales

La foto de las manos de Sánchez difundida desde La Moncloa

La foto de las manos de Sánchez difundida desde La Moncloa

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

Al menos en las redes sociales, Pedro Sánchez está dando grandes tardes de gloria y estimulando como pocos esa creatividad tan española para el humor, con acritud y sin ella, aunque preferentemente plena de ironía vacilona.

Cuando no posa con gafas de sol a bordo de un simulado Air Force One a la espñola, nos sorprende correteando por Moncloa o acariciando a un chucho, siempre inspirado en añejas fotos americanas que tanto juego le dieron a Obama o, antes, a Kennedy: cualquier día nos sale de una tarta una gloria cinematográfica española cantándole el célebre 'Happy birthday to you' de la Monroe al mítico JFK. Pero, a veces, la cosa se le va de las manos, y nunca mejor dicho:

 

 

Nunca unas manos dieron tanto juego, y nunca hablaron tanto al parecer sin decir expresamente nada: donde los mortales ven una razonable manicura, los asesores del presidente perciben 'determinación', sin aclarar exactamente para qué: un trabajo de fontanería en Moncloa o, tal vez, una ñapa improvisada a cuento de los presos por terrorismo. Quién sabe. Habrá que preguntarle a Merkel, esa austericida reconvertida de repente en gran lideresa con la que Sánchez, en su propia terminología utilizada por él para los encuentros de la canciller con Rajoy, cabeceó genuflexo como ya le gustaría a Diego Costa frente a Rusia. Y claro, vino el cachondeo, previsible:

 

Se desconoce quién escribe estos tuits en Moncloa, pero se ha ganado el cielo y el afecto del periodismo y de los tuiteros en general, a quienes alegra las tardes de largo estío con sus recreaciones e improvisaciones. Un homenaje de agradecimiento, pues, que le cogemos prestado a otro espabilado inquilino de las redes sociales:

 

 

Y que nunca falte el humor, aunque a veces se nos vaya a todos de las manos, presidente.

Comenta esta noticia
Update CMP