21 de noviembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

BOMBA: Sálvame, crónica de una muerte anunciada por sus protagonistas en directo

Sálvame, ¿a punto de naufragar?

Sálvame, ¿a punto de naufragar?

Son ochos años los que Sálvame lleva en las tardes de Telecinco. El paso de tiempo ha hecho que el programe acuse un fuerte desgaste. Lo sucedido con Lydia y Terelu reafirma esta teoría.

Los últimos acontecimientos sucedidos en Sálvame han disparado las alarmas. La mecha prendió cuando la dirección del programa decidió tratar en directo una noticia publicada en la cual se aseguraba que Lydia Lozano y Terelu Campos tenían un pie fuera de las tardes de Telecinco.

Sin duda, el asunto no pasó desapercibido. Especialmente sonado fue en redes sociales, donde muchos clamaron contra lo que consideraban una humillación a las colaboradoras.  

Mientras tanto, la dupla señalada asistía cual zombi a un espectáculo digno de Maquiavelo. Fueron convocadas a una reunión donde los responsables del formato les explicaron cómo estaban las cosas. Sus caras eran un poema. Y por si no tenían suficiente, algunos de sus compañeros mostraron su lado más insolidario al hacer chanza de su situación.

Lydia y Terelu tuvieron que jugar a un juego que les desagradaba durante una semana. Al final, la cúpula emitió un comunicado donde se disculpaban por haberlas tenido tanto tiempo en compás de espera. También señalaban que el público hacía tiempo que les avisaba de que esperaban más de ellos.

A la rubia periodista le dedicaron este párrafo: “Lydia, contigo arrancamos esta máquina de evasión. Aquí has encontrado tu lugar, has podido ser tú sin esconderte. Has informado, has cantado, has bailado, has llorado como nadie y has reído hasta arrugarte entera. Has luchado por tu dignidad contra viento y marea. Y a pesar de todo ello no has perdido jamás la energía, la fuerza y el coraje con el que se han identificado millones de mujeres y hombres en estos ocho años. Por eso ni nosotros ni tus fieles seguidores te perdonaríamos que dejaras de luchar. Que dejaras de reír. Y eso es lo que te estaba pasando últimamente Lydia. Y de eso y de nada más queríamos hablar contigo antes de que se filtrara a la prensa. Queremos que vuelvas, que vuelva la Lydia que nos enamoró a todos y a todas. La que jugaba, la que sentía, la que compartía”.

En cuanto a Terelu, así se dirigieron a ella: “Tú llegaste un poco después. Pero eso no significa nada. La veteranía es un grado pero no es la graduación. Y tú te graduaste enseguida con nota. Llegaste a Sálvame y cambiaste muchas cosas. De entrada ya no eres la hija de María Teresa. Eres Terelu. Lo que hemos vivido juntos delante y detrás de las cámaras es difícil de explicar. Pero por suerte nuestros espectadores saben de lo que hablamos. Contigo ha pasado algo especial. Desde que surgieron los rumores infundados sobre tu continuidad has sufrido una transformación. Primero te enfadaste e inmediatamente después luchaste. Luchaste con esa rabia que solo da el saber que están siendo injustos contigo. Sacaste las uñas y peleaste cada minuto de programa. Y en los últimos días hemos visto a la mejor Terelu en muchísimo tiempo. La más activa, la más ácida, la más participativa y la mejor compañera”.

Visto lo visto, quedaba claro que el motivo real que había llevado a este teatrillo no era otro que remontar la audiencia, algo tocada tras ocho años de emisión. Pues bien, le propio Jorge Javier ha reconocido en su blog que Sálvame está en horas bajas: “Ahora el país vuelve a estar en crisis, esta vez emocional. Y nuestro programa, al igual que nuestra sociedad, también está en crisis”.

Por su parte, Mila Ximénez también abordaba el tema en su bitácora y lo hacía de frente: “Muchos dicen que nos están haciendo las maletas para irnos. Es posible”.

Lo que está claro es que el formato está tocado. La audiencia ya no responde como antaño. De ahí que anden de cabeza buscando temas que puedan enganchar, también colaboradores. Los responsables son conscientes de que los nuevos suman poco y los veteranos están tocados por el desgaste que el formato conlleva. Son muchas horas de televisión en directo y eso pasa factura.

Sin embargo, difícil lo van a tener para encontrar recambios. En el caso de los veteranos, porque son insustituibles. En el de los recién llegados, porque muy pocos están dispuestos a que sus rostros se asocien a un programa que los entendidos en estas cuestiones aseguran agoniza.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia