La oposición "echa un flotador" a Barcala al aprobar el presupuesto

El pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado, de manera inicial, el presupuesto para 2019 por nueve votos a favor (los del PP y el edil no adscrito Fernando Sepulcre), 14 abstenciones (Compromís, Guanyar, Cs y la no adscrita Nerea Belmonte) y seis en contra (PSPV). Las cuentas ascienden a 261 millones de euros, un 3,6 por ciento más que en 2018.

El alcalde, Luis Barcala (PP), se ha mostrado satisfecho de haber sacado adelante las cuentas y, en su turno de palabra, antes de la votación, ha defendido que se trata de los presupuestos de "todos" los grupos, "aunque solo unos pocos voten con claridad que sí". Además, el pleno ha rechazado todas las enmiendas de Compromís, Guanyar Alacant y Ciudadanos.

Para Barcala, las cuentas están redactadas "con sentido común", porque "así se han negociado" y "se traen a pleno". "Es la premisa fundamental, no se aceptaría ninguna condición partidista para anteponer el interés de ningún partido", ha sostenido.

En la defensa de los presupuestos, el concejal de Hacienda, Carlos Castillo, ha manifestado que la aprobación supone cerrar "la trilogía del consenso" fruto "del diálogo y del consenso" que permitió cancelar el plan de ajuste y reformar la situación fiscal de cinco ordenanzas fiscales.

"Puede ser un éxito de casi todos porque algunos querían llegar a un acuerdo y querían esforzarse y dejar al ayuntamiento el mejor documento posible para el gasto que la ciudad se merece", ha dicho y ha recordado que se ha dejado la deuda en 27 millones de euros.

El presupuesto crece en 9 millones de euros y permitirá invertir 17 millones de euros en inversiones, lo que aumenta un 10% el gasto y pese a una rebaja lineal del 5% en el IBI. "Sacamos adelante un presupuesto que, gobierne quien gobierne, podrá ejecutar cualquiera", ha seguido Castillo.

Junto al PP, el no adscrito Fernando Sepulcre ha apoyado las cuentas y ha considerado que no aprobarlas es "una irresponsabilidad y obligaría a prorrogar las del año pasado". "Si no salen adelante, Alicante pierde", ha manifestado.

De igual manera, la no adscrita Nerea Belmonte, que se ha abstenido, ha alabado la actitud "dialogante" del equipo de gobierno para impulsar un presupuesto "bueno" para la ciudad aunque "no es el mejor, ni siquiera el mejor que se hubiera podido lograr con consenso".

Responsabilidad

Por su parte, el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, ha hablado de "responsabilidad política, que no se ha prodigado en este mandato" para finalmente abstenerse y ha aseverado que la coalición actúa así alejada "del tacticismo". Según Bellido, la abstención de Compromís está justificada para "desbloquear" los presupuestos, pese "a la incapacidad" del PP que, a su juicio, no ha negociado.

"Su respuesta ha sido escupirnos en la mano leal", ha mantenido y ha afeado al PP no haber tenido interés de sentarse "a negociar en serio". "La opción fácil era votar que no", ha continuado y ha rechazado que abstenerse sirva para "salvar los muebles de un alcalde gris; nuestro voto es con la ciudad y con el futuro".

Desde Ciudadanos, Yaneth Giraldo, ha recordado que propuso "una mesa a tres con PP y PSPV" y que siguen esperando. Ha criticado que se continúe sin modelo de ciudad, que no se haya trabajado por traer a Ikea y tampoco por políticas para las pymes.

"No queremos vender grandes proyectos irrealizables, sino propuestas realistas; iniciar el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), plan de limpieza, ayudas a familias para el pago del IBI, una zona deportiva del PAU 2 o la rehabilitación del Mercado Central". Por todo ello, "son la mejor estrategia para seguir el paso en toda una legislatura echada a perder".

Finalmente, desde Guanyar Alacant, Miguel Ángel Pavón, ha negado que se trate de un mandato "fallido" y ha sostenido que ha servido para "poner fin" a una "etapa nefasta gestión económica y de presunta corrupción urbanística del PP en esta ciudad".

"Seguimos nuestra hoja de ruta y vamos consiguiendo mejoras para la ciudad, dos millones de los casi 17 millones para inversiones; sin plan de ajuste, gracias a la buena gestión económica", ha dicho. Ha subrayado que de no aprobar estas cuentas "las inversiones desaparecen, porque las inversiones no se prorrogan", y ha señalado que era un "escenario a evitar".

Sobre el presupuesto ha considerado que "un gobierno plural de izquierdas se desenvolverá con cierta comodidad, y este presupuesto es mucho mejor que el podría hacer un presunto 'trifachito' municipal", ha zanjado.

Sin objetivos concretos

Solo el grupo municipal del PSPV-PSOE ha votado en contra de las cuentas presentadas por el PP. Así, la portavoz Eva Montesinos ha incidido, parafraseando al PP de hace un año, en que "están hechos a retales sin un plan ni objetivos concretos" porque "nacen de la ilegitimidad del equipo de Gobierno". "Son insolidarios y han vuelto a incumplir los plazos legales para la tramitación", ha seguido Montesinos.

La portavoz socialista ha afeado que, con esos argumentos, "lo responsable" era votar en contra en 2018 y ahora sería "aprobar el de 2019". En ese sentido, ha opinado que no será el PP quien gestione el presupuesto, tras el 26 de mayo, y ha recordado que se rechazaron "todas" las propuestas del PSOE como la reurbanización de colonia Requena y Virgen del Remedio o un nuevo pabellón cubierto para el deporte base.

Además, ha afeado que se ha dejado "a cero" la partida para mujeres víctimas de la violencia de género, "piensan en Vox y quieren dejarles el trabajo hecho".

Por último, ha estimado que a Guanyar se la ha comprado con 19 de sus enmiendas que solo reciben un euro para abrir la partida y que Compromís decidió lanzar "un flotador (a los 'populares') cuando ya se estaban ahogando". "Y sabiendo que es prácticamente imposible de ejecutar el presupuesto en año electoral", ha añadido.

Asimismo, ha criticado que el nivel de ejecución de 2018 "va a ser bajísimo, lo que indica la incapacidad de su gobierno para la gestión, no solo aquí, Castillo, ha dejado de invertir 40 millones en la Diputación".

Comenta esta noticia
Update CMP