14 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los proveedores alertan a Sánchez de nuevos timos: su Gobierno es presa fácil

Un avión con material sanitario y el ministro Illa

Un avión con material sanitario y el ministro Illa

El Ejecutivo está desesperado por la dificultad para comprar material sanitario, y ello lo convierte en vulnerable. Debe tener mucho cuidado con los respiradores y las mascarillas.

 

“El Gobierno miente. Somos el hazmerreír del mercado internacional de material sanitario. Los fabricantes están trabajando ahora para todos los países que hicieron pedidos masivos en enero y febrero para cubrirse durante seis meses y un año incluso. Nosotros vamos a la cola. Es vergonzoso. Por eso, buscan gangas, como dice la ministra de Exteriores. Porque están completamente perdidos”.

Es el resumen de la denuncia indignada de tres de las principales empresas suministradoras de material sanitario de protección para nuestros médicos que trabajan con proveedores serios en los diversos países productores, incluida China.

Y advierten al Ejecutivo sobre otros timos que se han detectado en el mercado internacional por si sigue buscando “gangas”: respiradores con tubos incompatibles con nuestras UCIs o mascarillas caducadas almacenadas desde la gripe aviar.

La previsión de otros países

“Canadá, Rusia, Arabia Saudí, Irlanda y otros muchos países -cuentan- planificaron en enero y febrero su suministro de material para seis meses y hasta un año en previsión de una crisis larga. Austria hizo pedidos masivos de material para proteger al 30% de su población durante un periodo prologando de tiempo. Aunque Boris Johnson no se tomó en serio la crisis, hizo pedidos masivos también y el Reino Unido tiene garantizados 2,5 millones de mascarillas a la semana. Nosotros, nada”.

 

Y lo mismo -cuentan- de los famosos tests rápidos. “Hay fábricas que superan los 40 millones de test vendidos (de los buenos) -matizan- y ahora solo están fabricando para quienes hicieron los pedidos en enero y febrero a largo plazo”. “Lo demás o son restos del mercado o no es fiable”.

“No hay más explicación”, se lamentan. Es bien sencillo. El Gobierno no hizo nada y ahora estamos a la cola de todos esos países y pedidos”. Y, por eso “se agarran al primero que les promete cualquier cosa sin comprobar nada. Están desesperados”.

 

 

Estas empresas retan al Ejecutivo. Quieren saber si el proveedor “nacional” y “fiable” les ofreció por adelantado (como es habitual) y por escrito la “ficha técnica” de los tests falsos. Repasando la documentación aportada por Moncloa a los periodistas, efectivamente, no aparece.

Una de las fuentes consultadas llama la atención sobre la comparecencia de Pedro Sánchez este sábado. “Se delató cuando intentó vender la seriedad de la operación al decir que mandaron los tests al Instituto Carlos III para chequearlos. Es una confesión en toda regla de una operación fraudulenta. Eso no se hace así. Nosotros pedimos siempre por escrito y por adelantado -entre otras muchas garantías- la ficha técnica del producto. La mitad de los proveedores no contesta y entonces sabemos que es un timo. Nunca recepcionamos una mercancía que no está validada”.

¿Quién es el “intermediario nacional” al que apunta el Ejecutivo sin dar el nombre? Las empresas lo tienen muy claro: “Un amiguete”. “Tiene que ser alguien cercano al Gobierno con capacidad de convencerle para una operación millonaria así y que vio dinero fácil”.

 

Y remarcan. “Mienten al decir que es un proveedor de confianza. Es alguien fuera de los circuitos fiables y habituales de compra. Los chinos a nosotros no nos engañan porque somos sus clientes habituales y se juegan su negocio”.

Cuidado con otros timos: respiradores incompatibles y mascarillas caducadas

Las fuentes consultadas en estas empresas de suministro de material sanitario advierten al Gobierno sobre otros posibles timos que pueden encontrarse si no acuden a proveedores serios y con experiencia.

“Hemos detectado en el mercado internacional y nacional mascarillas almacenadas desde la gripe aviar (2004-2006) que ya están caducadas, pero que intentan venderse ahora”.

Y cuidado -advierten- con los respiradores invasivos. Son los de la UCIs. Los que mantienen vivo a un enfermo con respiración artificial. Suelen fabricarse por piezas, como los coches. Avisan al Ejecutivo de que puede haber en el mercado respiradores invasivos cuyos tubos que no sean compatibles con las UCIs de nuestros hospitales y por tanto no sirvan.

El Gobierno ha reconocido la falta de camas y respiradores en nuestras UCIs. “Sería gravísimo -señalan- que con las prisas les volvieran a timar”.

Comenta esta noticia