Caso IVAM: Baile de letrados de Rueda

Gómez Bermúdez

Gómez Bermúdez

Es tal el impacto provocado por el procesamiento de la ex directora del IVAM Consuelo Císcar y el heredero de Gerardo Rueda que no son de extrañar algunas de sus consecuencias inmediatas.

Aunque ESdiario haya intentado sin éxito conocer las razones precisas de la renuncia del ex juez del 11 M Javier Gómez Bermúdez, fuentes cercanas a los investigados aseguran que la decisión final de la Instrucción, avalada formalmente por la Audiencia Provincial, ha precipitado también la preocupación de instituciones, museos públicos o privados y coleccionistas que poseen obra póstuma del artista sin que nadie ni nunca hubiera dudado de su autenticidad. Y tal vez cabe relacionar ambos hechos.

De hecho, José Luis Rueda contó inicialmente con el asesoramiento jurídico de otro prestigioso bufete madrileño, el de José Luis Vasallo, pero por entonces los escritos de las acusaciones o las providencias de la magistrada no habían llegado a tildar de falsedad la obra póstuma de Gerardo Rueda. Ni la literalidad de los informes periciales había hecho necesaria la presentación en sede judicial de las autorizaciones expresas en vida del artista, por escrito y firmadas, tantas veces hecha verbalmente a colaboradores, amigos, colegas y críticos, y naturalmente a su hijo y heredero.

Coincidiendo con ARCO el asunto no ha pasado desapercibido dada la importante presencia de galerías y compradores que no son ajenos a la volubilidad del mercado del arte, mayor aún en el campo del arte moderno.

Estas consideraciones están entre las que el entorno de los investigados manejan: El catálogo de la exposición celebrada en el Mercati de Traiano. Museo dei Fuori Imperiali. Roma en 2009, GERARDO RUEDA Scultor, al cuidado de Lucrezia Ungaro, reseña ya gran parte de la obra fundida adquirida con anterioridad por el IVAM. Y dos publicaciones propias del IVAM, La poética escultórica de Gerardo Rueda (2006) y GERARDO RUEDA La escultura monumental en la colección del IVAM (2007) resultan de obligada consulta por la importancia de la autoría de sus textos. En ambos escriben expertos como José Guirao, Barbara Rose, Eduardo Capa y  Serge Faucherau.

En todos se menciona elogiosamente la doble adquisición de obra hecha por el IVAM en 2004 y 2006. Sirvan de muestra las palabras de Guirao “El IVAM ha dado un acertado paso a la hora de valorar la escultura dentro de su producción, adquiriendo alguna de sus (de Gerardo Rueda) piezas más importantes en los últimos tiempos que se han venido a añadir a otras dos esculturas … La adquisición de obras ha venido acompañada por una generosa donación por parte de su hijo, contando en la actualidad el IVAM con la colección pública más importante de esculturas del artista con un total de 49 obras” (pág. 50 y 53 respectivamente)

El prestigio y el rigor del fundidor es otra de las variables a tener en cuenta. Toda la literatura especializada consultada atribuye los trabajos de reproducción a la Fundición Eduardo Capa -y así lo reconocen también sus actuales  propietarios hijos del fundador que le dio nombre-. Eduardo Capa fue un gran conocedor y coleccionista de la obra de Gerardo Rueda, además de amigo personal. En sus talleres se realizaron las fundiciones que Rueda produjo en vida.

Ninguno de los museos o coleccionistas privados que poseen reproducciones han cuestionado nunca su autenticidad, ni la legitimidad de su heredero para producirlas, ni el procedimiento de adquisición utilizado. Tampoco el hecho habitual de contar con una copia idéntica –o muy similar- a la de otra institución cultural, es motivo de controversia o duda alguna.

Más allá de la argumentación del nuevo letrado de José Luis Rueda, todo parece indicar, como viene adelantando ESdiario, que la cuestión de fondo es la autenticidad de las piezas.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP