13 de julio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La novia que Urdangarin abandonó para irse con la Infanta Cristina, ríe aliviada

Carme Camí, en una imagen de archivo. FOTO: E.M.

Carme Camí, en una imagen de archivo. FOTO: E.M.

Carme Camí, la mujer que el exduque de Palma dejó para para casarse con la hermana del Rey, disfruta de su vida 20 años tras sufrir el desengaño y perder 2.400 euros que se apropió Iñaki.

Lo cuenta LOC este fin de semana, mientras Iñaki Urdangarin confía, desde Ginebra, en que el Tribunal Supremo revoque la sentencia que le condena a seis años y tres meses de prisión, Carmen Camí disfruta de una vida placentera en Barcelona, ajena a la resolución judicial del caso Noós. Es aquella secretaria gerundense con la que salía el vasco hace veinte años y a la que dejó cuando entró la Infanta Cristina en escena. Ahora Camí tiene dos hijos con Javier Pellón, consejero delegado de la famosa cadena de gimnasios Metropolitan. Además, es administradora única de Jukatjan S.L., que gestiona una charcutería gourmet en Puigcerdá. La misma empresa, según indica su razón social, también realiza operaciones inmobiliarias.

El suplemento cuenta que la ex de Urdangarin es hija de un transportista, se crió en Viladrau, municipio situado a unos 90 kilómetros de Barcelona. Allí veraneaba Iñaki y su familia una vez que su padre, Juan María Urdangarin, fue trasladado de Vitoria a la Ciudad Condal. De hecho, la familia mantiene una residencia de vacaciones en Viladrau.  Y añade que la relación entre CamíTxiki -así llamaban al entonces jugador de balonmano- comenzó por el año 1992, pese a que éste salía por esas fechas con otra catalana llamada Susana López.

Carmen -prosigue LOC- trabajaba de secretaria en el Ayuntamiento de Puigcerdá, mientras que el deportista vivía en Barcelona con su hermana mayor, Ana. Esos 150 kilómetros desaparecieron cuando Iñaki le pidió ayuda a su amigo Javier Pellón para que su novia se mudara a la Ciudad Condal. El copropietario de los gimnasios Metropolitan, a donde acudía el otrora duque de Palma, dio trabajo a Carmen, también de secretaria. La pareja habló entonces de montar un gimnasio juntos e, incluso, de pasar por el altar. Todos estos planes se desvanecieron a raíz de las Olimpiadas de Atlanta'96. Ese agosto Urdangarin ganó una medalla de bronce y también conoció a Cristina.

Los "cuernos" reales

El 30 de abril de 1997 Camí se llevó la sorpresa de su vida vio cuando por televisión que Zarzuela anunciaba la boda de la hermana de Felipe VI para cinco meses después. Así también se enteró de que su Txiki había estado compaginando su noviazgo con otra relación real durante nueve meses. Carmen guardó su dolor . "No quiero hablar de esto. No estoy dolida con él. Estoy muy tranquila, muy bien y muy feliz. Se ha portado bien conmigo", manifestó recién revelados los planes nupciales de la Infanta.

No obstante, como apuntan Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta en el libro Urdangarin. Un conseguidor en la corte del Rey Juan Carlos, Camí recibió otra desagradable sorpresa pocos días después: cuando fue al banco a sacar su parte de la cuenta conjunta que compartía con Txiki, la gerundense se dio cuenta de que no había dinero. Había desaparecido tanto la parte de su ex como los cerca de 2.400 euros de ella.

Y concluye el artículo afirmando que para salir de esta pesadilla, Carmen pidió unos días libres a su jefe, Javier Pellón, quien se dijo que prohibió la entrada de Iñaki a su gimnasio. También desapareció de Barcelona el día en el que su Iñaki se casó con la duquesa de Palma. El consejero delegado de Metropolitan estuvo siempre pendiente de su secretaria. Así pasó de ser su paño de lágrimas a comenzar una bonita historia de amor. Además de ser todo un caballero, el atractivo Javier Pellón es un partidazo. Y no porque descienda de una prestigiosa saga de ingenieros de caminos: su tío Jacinto fue designado por Felipe González como consejero delegado de la Expo'92. Su empresa Metropolitan, que engloba 23 centros fitness facturó 67 millones de euros el año pasado. 

 

Comenta esta noticia