Sigue la huida de empresas catalanas a la Comunidad Valenciana

La fuga de empresas catalanas a la Comunidad Valenciana sigue produciéndose

La fuga de empresas catalanas a la Comunidad Valenciana sigue produciéndose

Una empresa de alquiler de vehículos, otra de transportes, una inmobiliaria y una constructora han cambiado su sede social de Barcelona a Valencia y a Alicante, durante el mes de agosto.

La Comunidad Valenciana sigue siendo destino de las empresas que dejan Cataluña. Las mercantiles catalanas siguen optando por  llevar su sede a territorio valenciano, según los datos publicados en el Boletín Oficial del Registro Mercantil durante el pasado mes de agosto. 

A pesar de ser el mes de mayor inactividad por el verano, 50 nuevas empresas catalanas trasladaron su sede social este agosto. Más de la mitad de ellas han cambiado sus respectivos domicilios a Madrid y cuatro -una empresa de alquiler de vehículos, otra de transportes, una inmobiliaria y una constructora-, han registrado el cambio de Barcelona a Valencia y a Alicante.

Se trata de Limutrans Servicios de Logística y Transporte S.L. Esta empresa, dirigida por Manuel José Limones Flores, tiene una antigüedad de 11 años. Fue constituida el 15 de mayo de 2007 y está dedicada al transporte de mercancías por carretera, tanto en el ámbito nacional como internacional.

Su facturación alcanza los 600.000 euros anuales y fue el pasado 8 de agosto cuando decidió cerrar  su sede social de la Zona Franca de Barcelona para reabrirla en la Explanada del Oeste, S/N (ZE-V-019), Ampliación, de Valencia.

La segunda de las fugas empresariales catalanas hacia Valencia, se produjo un día antes que la anterior mercantil, el 7 de agosto, y corresponde a la empresa Siteways Iberia, una compañía de alquiler de automóviles sin conductor, que dirige Aleksandr Konstantinov y que huye a la calle Reina nº 78, en la zona del Cabanyal de la ciudad. 

Dos empresas más se trasladan a Alicante

Alicante también ha sido elegida por otras dos empresas catalanas para registrar su sede societaria. 

La empresa Roses Empordà Origens, de negocios inmobiliarios, ha decidido abandonar la localidad gerundense de Roses y reaparecer en la Avenida Costa Blanca nº141, de la Playa de San Juan. Constituida por Luis Ernesto Paños hace tan sólo 3 años, 5 meses y 9 días; esta sociedad limitada no ha dudado en mudarse y abandonar Cataluña.

Tampoco ha dudado la constructora barcelonesa TPC El Hidaya International, que ha se instalado en la plaza Isabel II nº 3, de Torrevieja (Alicante). La empresa se constituyó el 16 de enero del 2013, cuenta con 10 trabajadores y factura 750.000 euros anuales. El cambio de domicilio social lo efectuó el pasado 28 de agosto.

A un año de cumplirse el referéndum de Cataluña, ilegalizado por el Tribunal Constitucional, y la posterior declaración de la República Catalana en el Parlament, más de 4.000 empresas catalanas han cambiado de domicilio fiscal, siendo Madrid, Valencia y Aragón las comunidades que han recibido la mayoría de esas empresas. El número de mercantiles que ha llegado desde Cataluña a Valencia supera ya el de 80; mientras que el que ha llegado a Alicante supera ya la veintena, según los últimos datos publicados por Informa D&B.

Comenta esta noticia
Update CMP