Carmen Senent y Pau Donés: la música y la vida

In memoriam de Carmen y Pau

In memoriam de Carmen y Pau

Querida Carmen, al igual que Pau, que luchó con tesón y ejemplaridad contra el cáncer, tú también has iniciado el viaje que nadie esperábamos

Que aquí estamos de presta'o, que el cielo esta nubla'o, que uno nace y luego muere, y este cuento se ha acaba'o, depende. Depende, ¿De qué depende?. De según cómo se mire todo depende cantaba Pau Donés, el vocalista de Jarabe de Palo, un hombre vitalista que el pasado 9 de junio nos dejó, pero que nos ha legado su música, sus letras y una lección de vida, pues como decía: "la vida es ahora, vivámosla. Vive el momento, no pensando en el futuro. Y no tengamos miedo. Lo que tenga que ser será. El tiempo que estemos aquí disfrutémoslo”.

Y eso ha hecho en esta vida mi amiga Carmen Senent, disfrutar de sus hijas, de sus nietas y de sus nietos, de su marido, Chimo Mirapeix, y de la amistad que una legión de personas que hemos compartido bonitos momentos con ella. Partió unos días antes que Pau, el 6 de junio de madrugada; también amaba la música como él, y la bondad y vitalidad irradiaba en cada una de sus acciones en la vida.

Bonito es el día que acaba de empezar, bonita la vida: respira, respira, respira. Bonito, todo me parece bonito. Bonita la paz, bonita la vida. Bonito volver a nacer cada día, bonita la verdad cuando no suena a mentira, bonita la amistad, bonita la risa…cantaba Pau, y Carmen lo hacía cada día en su Hermandad del Santo Sepulcro de la Semana Santa Marinera con muchos cofrades, y entre ellos junto a Vicente Alcácer y Manuela, José Bauset y Mari Carmen, José Manuel Martinez y Paqui, Miguel y Marian y con Antonia y Vicente Aparicio, con el que seguro te irá bonito en el reino de los cielos.

Siento que la vida es el momento, que no tengo mucho tiempo, que aún me queda por hacer, tengo la guitarra en el trastero, mi maleta de viajero y un montón por aprender. Siento que la vida es sólo una, y enseguida tan ahorita, que ya se esfumó. El tiempo va corriendo y a su paso convirtiendo, el presente en algo que ya pasó. Digo, que la suerte que yo tengo, es que me sobran argumentos para no echarla a perder, tengo una visa para el sueño, en el bolsillo algún dinero y mucho por conocer…, y así fue su vida y se lo contará Carmen a Vicente Ballester, con quien compartimos momentos en  amigos de las fiestas, tradiciones y cultura de la Comunidad Valenciana.

Pau, junto a su hermano Marc Donés, montó dos bandas, Jay & Company Band y Dentaduras Postizas antes de deleitarnos con su jarabe de Palo junto a Alex Tenas, Jimmy Jenks, Jaime de Burgos, Jordi Vericat y David Muñoz.

Y nuestra Carmen Senent también su nombre está ligado como socia fundadora a la Sociedad Musical Poblats Maritims, y con gran orgullo era fiel amante de la música cofrade, y junto a su marido pasearon por España como padrinos de la banda de cornetas y tambores San Luis Bertrán de Valencia.

Yo no conocí personalmente a Pau, sólo a través de su música, como tantos otros que disfrutamos de sus temas y bailamos al ritmo de La Flaca en 1996. Ese año Carmen y Chimo que eran devotos del Santísimo Cristo del Salvador, lo acogieron en su domicilio de la Calle Cavite. De Carmen, con la que sí compartí múltiples vivencias tanto cuando su marido y el que suscribe formamos parte del Consejo de Gobierno de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera, como en AFITRA o en las actividades de EOS, además de momentos familiares como bodas o comuniones, pero sobre todo me quedo con su generosidad y humanidad, rasgos comunes con el famoso cantante.

Cantaba Pau en su último trabajo: "Eso que tú me das, es mucho más de lo que pido, todo lo que me das es lo que ahora necesito. Eso que tú me  das, no creo lo tenga merecido, por todo lo que me das te estaré siempre agradecido. Así que gracias por estar, por tu amistad y tu compañía, eres lo mejor que me ha dado la vida. Por todo lo que recibí, estar aquí vale la pena, gracias a ti seguí remando contra la marea. Por todo lo que recibí ahora sé que no estoy solo ahora te tengo a ti amigo mío, mi tesoro. Así que gracias por estar, por tu amistad y tu compañía eres lo mejor que me ha dado la vida. Todo te lo voy a dar por tu calidad, por tu alegría, me ayudaste a remontar a superarme…”

Estoy seguro de que tanto Chimo o su hermano Javi como sus hijas Mari Carmen y Verónica, como sus esposos Juanjo y Víctor tararearían, dedicando a Carmen, estas estrofas del líder de Jarabe de Palo, y es que la vida y la música tienen momentos que unen.

Como las tradiciones y el Cabañal también unen y hacen sentir. No será fácil para ellos no verla de fallera de Rio Tajo-Cavite, ni de clavariesa de Nuestra Señora de los Ángeles, o no disfrutar de las fiestas de la calle Ramón de Rocafull del Barrio de Llamosí, o no sentir junto a ella este final de temporada de nuestro Levante UD pero su espíritu su impronta, su vitalidad seguirá en sus corazones y en los nuestros.

Querida Carmen, al igual que Pau, que luchó con tesón y ejemplaridad contra el cáncer, tú también has iniciado el viaje que nadie esperábamos, llena de vida, llena de ilusiones, ese corazón enorme lleno de amor, que tanto ha dado a los demás ha dejado de funcionar, ahora no te veremos, pero te sentiremos todos, pues “bonita la verdad cuando no suena a mentira, bonita la amistad, bonita la risa…” y tú y tu vida has sido bonita.

Por último, ya saben que siempre les recomiendo escuchar a nuestro corazón, obrar el bien a los demás, y sentir estos lares marineros. Volvemos a tener una cita, en un par de semanas, aquí, en el lugar donde la información para decidir es importante. Así que disfrutar por un beso de la flaca o el ser humano que tenéis a vuestro lado,  y que todo lo que nos regala la vida os siga pareciendo bonito, pues según como se mire todo depende.

 Y Carmen y Pau con 66 y 53 años nos han dado mucho por sus actitudes ante la vida, y la positividad que nos han legado en un mundo deshumanizado donde la música nos une y nos conmueve.  Vivamos el presente que se nos esfuma.

 

 

Comenta esta noticia