Los logros de Marzà: pagar tarde las bajas y suspender al 80% en valenciano C1

Marzà avanza como decisión propia la aplicación de un acuerdo estatal de marzo y destaca que se ha duplicado el número de aprobados de C1 de valenciano, con el 80% de suspensos

Esta semana Conselleria de Educación ha sacado pecho con el anuncio de dos medidas que, en la práctica, llegan tarde y mal para la mayor parte de afectados. Por una parte, la supresión del recorte en las bajas laborales del personal docente de enseñanza pública, que a nivel estatal se firmó hace medio año; por otro, la publicación de las notas del C1 de valenciano, con un 80% de suspensos.

Este jueves, con anuncio de portada incluida, Educació presentaba como un gran avance que los docentes de baja cobrarían desde el primer día su nómina íntegra. En realidad, Conselleria vendía como una medida propia un acuerdo que fue firmado el 9 de marzo por el Gobierno de Mariano Rajoy y los tres principales sindicatos (CSIF, UGT y CCOO) para acabar con el recorte arrastrado desde 2012 y aplicado por el propio PP. Desde entonces, los empleados públicos de baja temporal cobraban solamente el 50% de su nómina los cuatro primeros días y el 75% hasta el vigésimo. A partir de este último ya percibían el salario íntegro; no antes. La finalización de este corte la recogía el propio Boletín Oficial del Estado.

Una vez sellado el acuerdo estatal se instaba a su aplicación en las diferentes autonomías. En la Comunidad Valenciana llegó con retraso. En parte por la escasa predisposición de la consellera de Administración Pública, Gabriela Bravo, y de su secretario autonómico, Ferran Puchades, a convocar la Mesa General de Negociación de la Función Pública, órgano donde se presenta el acuerdo. Finalmente, en julio fue convocada y se dio cuenta de la medida. También a nivel local, en Valencia, donde el Consistorio anunció, el propio mes de julio, que sus empleados públicos cobrarían íntegro su sueldo desde el primer día estando de baja.

Al cuarto día del inicio de curso y 13 después de que el personal docente se incorpore a sus puestos, el diario Levante sacaba en portada el anuncio del conseller Vicent Marzá de revertir ese recorte y destacaba cómo acababa con una medida impulsada por el PP que perjudicaba a los empleados públicos. En realidad, ese recorte ya se había acabado en el resto de autonomías y administraciones desde hace meses a instancias del propio PP. Marzá lo anunciaba con demora y se arrogaba una decisión en la que no había influido en absoluto. Al contrario, la trasladaba a la práctica con retraso y lo hacía sin informar a los centros ni enviar una mínima instrucción para aplicarlo. Por tanto, tarde y mal.

Como las notas del C1 de valenciano. La Junta Qualificadora de Coneiximents de valencià (JQCV), órgano que depende de Conselleria d´Educación, ha publicado esta misma semana las notas de C1. Lo ha hechos dos meses y medio después de los exámenes. Ese retraso provoca un perjuicio enorme a muchas de las personas inscritas. En muchos casos, porque sin la nota no pueden proseguir sus estudios, por ejemplo, en las escuelas oficiales de idiomas, donde la preinscripción se realiza en julio, cuando todavía las notas no habían salido.

Y en bastantes otros casos, porque el C1 garantiza poder apuntarse a los cursos de capacitació en valencià. Sin este último título ningún docente puede ejercer en la Comunidad Valenciana ni formar parte de bolsas. De hecho, por carecer de él fueron desactivados alrededor de un millar el curso pasado. En este han sido readmitidos con una moratoria de cuatro años y para zonas castellano parlantes. La presión sindical ha inducido a reaccionar a Conselleria, aunque únicamente para este personal docente de larga trayectoria y en unas determinadas áreas de la Comunidad Valenciana.

Por tanto, el retraso ha tenido un efecto dominó que ha impedido inscribirse en escuelas de idiomas y en cursos de capacitaciò que se inician en breve. Para mayor disgusto de las más de 18.000 personas afectadas por participar en las pruebas de C1, el 80% ha suspendido, un resultado que Conselleria d´Educació ha vuelto a vender como un logro porque "duplica el número de aprobados del año anterior". Dos meses y medio de retraso y un 80% de suspensos y la reacción de Conselleria consiste en sacar pecho por haber duplicado el exiguo número de aprobados.

Comenta esta noticia
Update CMP