13 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Eutanasia deportiva

Cristiano ya ha ofrecido su mejor versión.

Cristiano ya ha ofrecido su mejor versión.

Cristiano Ronaldo, en el momento en el que más dudas levanta sobre su rendimiento, firma con el Madrid hasta los 36 años.

Quiero pensar que Florentino ha firmado a Cristiano hasta 2021 con la intención de sacar una buena tajada por él este verano. El Real Madrid no es históricamente un club vendedor, pero no estaría de más que les diera salida a sus productos antes de que se caducaran, porque entonces, como siempre sucede, solo los querrán los que rebusquen en los cubos a las afueras del Bernabéu.

Saber irse no es fácil, y menos de la capital española. Eso lo sabemos todos. Cualquier jugador top quiere estar, como es lógico, en un club grande el mayor tiempo posible, tener sobre sí el mayor foco posible, que el mundo del deporte gire a su alrededor y creerse el ombligo del mundo. Y es chungo salir de esta droga.

Los jugadores, como novios que alargan una relación ya muerta por la rutina alargan sus carreras en la élite de manera insufrible

Los jugadores, como novios que alargan una relación ya muerta por la rutina que alcanzó todas sus cotas de pasión hace eones, alargan sus carreras en la élite de manera insufrible, manchando sus historiales y echando por tierra el trabajo de décadas, dando una imagen que no se corresponde con lo que fueron para sus empresas.

La sartén por el mango la tienen los clubes y sus dirigentes. Que deberían dejar de pensar que los equipos pertenecen a sus jugadores. Si el rendimiento de estos no se ajusta a lo que cobran, hay que buscar una salida. Si, además, tienen mimbres para continuar el proyecto con otros nombres prometedores, ¿por qué no dar la alternativa a los que viene por debajo?

Cristiano Ronaldo, igual que Casillas en 2011 o Raúl en 2006, ya ha mostrado su mejor versión

Cristiano Ronaldo, igual que Casillas en 2011 o Raúl en 2006, ya ha mostrado su mejor versión. Es científicamente imposible que rinda más de los 31 a los 36 de lo que ya ha rendido de los 24 hasta la actualidad. A no ser que ahora, por arte de magia, se convierta en el jugador de equipo definitivo y trabaje para los demás, dosifique sus minutos y deje de querer ser el protagonista en cada balón parado, cosa que dudo; lo mejor sería que o bien redujera drásticamente lo que cobra o que se marchara a otro sitio.

Yo, como madridista, querría quedarme con este sabor de boca, ya de por sí un tanto amargo por haber ganado una mísera Liga desde que vino, antes de ver cómo se arrastra por el campo y termina siendo repudiado y saliendo por la puerta de atrás como hicieron tantos otros mitos del madridismo reciente. Eutanasia deportiva, por favor.

 

Comenta esta noticia
Update CMP