Valencia CF: no existe mejor estímulo que honrar el Año del Centenario

La fachada de Mestalla, a la altura de lo que merece el Centenario

La fachada de Mestalla, a la altura de lo que merece el Centenario

El próximo mes de marzo el Valencia CF alcanzará los 100 años de historia. Remar todos en la misma dirección para que los resultados deportivos no empañen la efeméride, una obligación.

Olvidemos por un instante que el Valencia continúa siendo el conjunto menos goleador de LaLiga; dejemos apartada la tempranera eliminación de la Champions; incluso pasemos por alto las desproporcionadas inversiones en fichajes de dudosa rentabilidad del pasado periodo estival. Dentro de breves fechas - concretamente el 18 de marzo de este 2019 en ciernes - la entidad che alcanzará la condición de club centenario. Y 100 años merecen ser celebrados aunque sólo sea a modo de glosario de éxitos para el recuerdo... pero también deben de llevar consigo una situación deportiva que contribuya, todavía un poco más, a dignificar el prestigio de la entidad. Unas circunstancias más halagüeñas con respecto de lo que las actuales lo son.

Poco o nada se puede reprochar a Marcelino ni a sus pupilos tras un tramo final de curso 2017-18 que les devolvía a la élite mediante la consecución de una cuarta plaza que volvía a colocar al club en la competición que nunca debió de abandonar. Alcanzar las semifinales coperas era otro de los éxitos dentro del marco de una campaña que se consideraba de relanzamiento.

No obstante, la impresión de deslizarse por la pendiente cuando ya se divisaba un horizonte mucho más apacible se ha instalado entre el valencianismo a lo largo de estos primeros cuatro meses de la presente campaña. Ni siquiera los 130 millones gastados en el mercado veraniego parecen contribuir a apagar los rumores de revolución, siendo una vez más las posiciones ofensivas el principal flanco proclive a las especulaciones. Y es que el hecho de dar por concluidas cuantiosas inversiones en cuanto a la confianza depositada en ellas se refiere, como las de Batshuayi o Gameiro, para apostar, al parecer, por refuerzos de cuestionable rendimiento como el del mexicano Chicharito - habitual suplente en el West Ham - no haría sino ahondar en la permanente sensación de desandar lo andado imperante desde hace más de un lustro en la entidad que preside Anil Murthy.

Una vez dicho esto, el Valencia CF bien es cierto que cuenta con numerosos retos a través de los cuales endulzar este inminente año del centenario. Habida cuenta de los 10 puntos que ya le separan del Sevilla CF en la tabla clasificatoria - es utópico desbancar al Real Madrid - la Europa League se erige como el objetivo a priorizar a la hora de repetir participación en la máxima competición europeo. Sin embargo, este en principio más "asequible" camino no deja de vislumbrarse como repleto de espinas; dada la talla de rivales como Chelsea, Nápoles, Inter, Sevilla o Arsenal. La ronda de dieciseisavos frente al Celtic de Glasgow no ha de suponer un escollo de grandes proporciones.

Pero si una competición se presenta ilusionante a la hora de reverdecer glorias de antaño, ésta no es otra que una Copa de SM el Rey en la que el único conjunto vivo perteneciente a la Liga 123, el Sporting de Gijón, será el primer obstáculo. Ahí es donde el conjunto de Marcelino debe demostrar ante los grandes su carácter competitivo en eliminatorias a dos partidos para tratar de llevarlos al que, hasta ahora, es su terreno: choques de pocos goles y decididos por detalles.

De cualquier modo, la ambición prioritaria en este 2019 pasa por honrar el Centenario del club. Y para ello el público de Mestalla se ha de volver a sentir orgulloso de los suyos.

Comenta esta noticia
Update CMP