12 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Qué harías con el cadáver de Franco?

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

"Españoles, Franco ha muerto"

 

Es una frase con más de cuarenta años, pero para algunos sigue vigente: el comodín franquista es un buen recurso para estimular el choque político barato y solventar discusiones que deberían versar sobre los grandes temas que afectan a los ciudadanos con diatribas emocionales tan vistosas como inanes.

La conciliación es el gran valor del salto de la Dictadura a la democracia y, en el viaje de lograrla del todo, no se puede incluir la venganza, pues ello aleja a todas las víctimas del resarcimiento y estimula viejas inquinas fraternales que no necesita España. Por eso tiene cierta gracia que el español tuitero medio se lo tome con algo de gracia y sin tantas solemnidad. Véase el ejemplo:

 

 

Y hay quien enlaza este debate, que tiene un trasfondo necesario sobre el cierre definitivo de heridas pero otro lamentable sobre la manipulación política del dolor, con uno mucho más candente con Cataluña de protagonista para chutar a puerta un gran gol:

 

 

Por último, en este monográfico de revival franquista, no podía faltar quien recuerda a alguna gloria política vigente, que ahora presume de progre e imparte lecciones de todo, sea de la economía mundial o de la reproducción de pingüinos en cautividad, dónde estaba él cuando enfrentarse a Franco sí tenía mérito. ¿Verdad querido Miguel Ángel Revilla?:

 

 

Mientras, aquí pensamos que todas las víctimas tienen derechos y se merecen honra, recuerdo y restitución: las de Franco, las de Paracuellos, las del 11M y las de ETA. Honrarlas a todas, sin excepción, o quedarse con unas u otras, a voluntad, suele ser la mejor manera de reconocer a un cínico o a un sectario.

Comenta esta noticia
Update CMP