13 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La confesión más dura de Gustavo González: “María me ha arruinado la vida"

Gustavo y sus lágrimas negras

Gustavo y sus lágrimas negras

El colaborador de Sálvame está loco de amor por la ex pornostar. Su imagen está por los suelos pero le compensa porque María está a su lado. Sin embargo, las dudas se lo están comiendo.

El culebrón que protagonizan Gustavo González, María Lapiedra y Marc Amigó toca a su fin. La primera vez en un plató del fotógrafo y la ex pornostart tuvo lugar la semana pasada en el Deluxe y no cumplió las expectativas levantadas. El colaborador no sabe manejar la situación y su comportamiento, a caballo entre el sí pero no, hizo que algunos de los allí presentes estallaran ante su ambigüedad.

A pesar de que siempre que tiene ocasión Gus se deshace en elogios hacia la madre de sus hijos y manifiesta no querer infringirle más daño del que ya le ha producido, lo cierto es que el pasado sábado volvió a dejarla en muy mal lugar al reconocer que durante su matrimonio existieron “muchas mujeres de una noche”. A estas alturas, Toñi, la todavía esposa de Gustavo, sigue sin digerir la gran mentira que ha vivido durante treinta años.

Para ser sinceros, Toñi conocía de la existencia de María. La historia le llegó como a todo el mundo gracias a la incontinencia verbal de la ex pornostar reconvertida en stripper ocasional de alto caché, ocho mil euros puede llegar a ganar por una de sus sesiones, como la realizada recientemente en Sevilla, y sin final feliz. Hay que reconocer que lo suyo tiene mérito.

Gustavo Gónzalez, en los días felices en DEC

Durante años, Gustavo negó a su mujer que lo suyo con María fuera cierto. Mientras tanto, la Lolita de Mollerussa, que no la de Nabokob  seguía explicando la historia a todo el que quisiera escucharla. Y no solo en privado, también lanzaba dardos en los medios. Tanta fue su presión que una noche, durante una pausa publicitaria en DEC, el paparazzi confesó a una persona de su confianza: “María Lapiedra me ha buscado una ruina”. En aquellos días, Toñi estaba ya más que segura de la amistad especial entre su esposo y la rubia especializada en la caza al famoso.

Aunque en público manifiesta creer a María, la realidad es otra. Gustavo tiene muchas dudas sobre la mujer que le tiene hechizado. De hecho, se jacta de que ella no fue el motivo de su separación. También, en diferentes momentos del culebrón, ha explicado cuando las cámaras estaban apagadas que no veía clara la relación dada la diferencia de edad entre ambos y que tenía mucho que analizar ante de lanzarse a la piscina.

El hecho de que el colaborador de Sálvame sea arcilla en manos de la ex pornostar hace que muchos de sus compañeros de profesión sientan lástima por él. Ciertamente, da pena ver en el barrizal que se ha metido. Saldrá, eso seguro, pero tocado, muy tocado. La televisión en España no perdona a los que traspasan la línea que separa al periodista del personaje. En el aire está si la parejita concursará al alimón en Supervivientes. La asistencia de María está ya confirmada para la próxima edición del reality. Para ella, lo ideal sería ir a la aventura con el paparazzi y el padre de sus hijos. Y es que su afán por estar en el candelero ¿roza lo enfermizo?  

Comenta esta noticia
Update CMP