31 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Es hora de decir no a la "Nueva Normalidad" del Gobierno de Sánchez e Iglesias

Sánchez, entre Iglesias y Marlaska

Sánchez, entre Iglesias y Marlaska

Prolongar la excepcionalidad democrática no tiene sentido: ni sanitario ni económico ni humano. Y todo ello con un Gobierno desbordado y repleto de decisiones incompetentes.

 

 

Esta pregunta me la formulo cada vez que oigo hablar a algún integrante del Gobierno. Con sus declaraciones, cada vez más, evidencian una total ineptitud, un absoluto desconocimiento de la realidad sobre la que gobiernan, y un pasotismo e indiferencia insultantes.

A todo lo anterior, hay que sumar las ocurrencias que salen de la boca de varios Ministro o Ministras y no pasa nada, o mejor, lo que pasa es nada bueno para los españoles mientras ellos viven felices en su ignorancia.

Empecemos. Por un lado, esta semana hemos conocido el informe del Tribunal de Cuentas, en el que se audita la gestión económica del primer ejercicio de Sánchez como presidente del Gobierno.  En el informe, se han detectado 25 errores por valor de 9.000 millones.

No me quiero imaginar cuando el Tribunal de Cuentas audite la gestión llevada a cabo durante la pandemia. A dicho Tribunal no le deberán esconder los datos que a día de hoy ocultan a la ciudadanía, con la suspensión del Portal de Transparencia y sus contratos con empresas fantasma.

En este sentido, quiero recordar las afirmaciones claramente lesivas para nuestra economía de varios ministros y, aún han tenido la prepotencia de cuestionar a quien les rebate o censura por sus actuaciones.

 

Por un lado, tengo que decir que la Ministra de Trabajo y Economía Social, cada día nos asombra con más despropósitos. Nos quedamos sin palabras, con la explicación que nos dio para decir qué era un ERTE, pero más sorprendidos nos quedamos, cuando habla de esclavitud y malos tratos en el campo, poniendo a todos los agricultores en pie de guerra. También creó una gran alarma, cuando dijo que el turismo no podrá reactivarse hasta finales de año, al igual que los sectores de la cultura y ocio.

Sin embargo, para desprestigiar a nuestro sector del Turismo ya tenemos al Ministro de Consumo, desaparecido durante toda la crisis y, sin embargo, cuando salta a la palestra lo hace para sostener que el turismo es una "actividad estacional y precaria" y que nos ha llevado "a una situación de debilidad estructural". Lo más alarmante ha sido que al comunista Garzón lo hayan hecho ministro precisamente de consumo, cuando siempre ha dicho que su modelo de sociedad es ¡Cuba!

¿Tiene el ministro conocimiento de lo qué implica el turismo para España? El turismo en 2019 fue el sector que mayor aportación realizó a la economía, concretamente el 14,3% de su PIB, lo cual equivale a 176.000 millones de euros.  Hablando del PIB, es necesario recordar a este ministro comunista que es imposible sostener España con un déficit de 120.000 millones y una deuda en 120% del PIB.

Por último, tenemos al otro gran desaparecido en la gestión de la crisis: el Ministro de Universidades. Causan estupor sus declaraciones en las que sostiene que si "los alumnos copian bien es una prueba de inteligencia".

 

 

En estos momentos críticos, también para la enseñanza, en la que las Universidades y sus profesores están haciendo un gran esfuerzo para acabar el curso y, evitar el fraude en la realización de los exámenes finales, el ministro alienta a copiar y exalta a los que lo hagan.

No merecen más comentarios estas palabras, solamente que ha quedado acreditado que está incapacitado para ocupar cualquier puesto y aún menos en el ámbito universitario donde se busca por encima de todo la excelencia.

¿Yo me pregunto por qué se empeñan en poner de manifiesto su incompetencia de esa forma los integrantes del Gobierno?  La respuesta quizá esté en que son todos hijos de Zapatero, que hace tiempo perdió el norte, si es que alguna vez lo tuvo. Sus "brotes verdes" de ineficacia están dando sus frutos con la gestión de sus herederos políticos.  Zapatero fue el precursor de la política vacía con su frase: "La tierra no pertenece a nadie, es del viento". Sin palabras.

El Gobierno más caro

Podría seguir ya que, como ha quedado claro, tenemos un elenco de lo más curioso e ineficaz, pero eso sí, el Consejo de Ministros más caro de la democracia lo forman 22 miembros, con 4 vicepresidencias y 18 ministros. Un enorme dispendio que nos cuesta a todos los españoles muchos millones de euros y que van agrandando, aunque la Nación haya entrado en una grave crisis.

Viendo y escuchando a este Gobierno me viene a la cabeza las palabras del intelectual liberal Eduardo Punset: “Aislamiento, control, incertidumbre, repetición del mensaje y manipulación emocional son técnicas utilizadas para lavar el cerebro.”

Es hora de decir no a la  política de la “Nueva normalidad” de este Gobierno que cada vez nos lleva  más a un modelo de restricción de derechos y libertades , así como a una quiebra de la economía basada en la iniciativa privada. No podemos estar ni un día más en la anormalidad constitucional.

Comenta esta noticia