23 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El País entra a saco contra Iglesias mientras sufre esta campaña de boicot

Pablo Iglesias, tocado

Pablo Iglesias, tocado

La batalla en el seno del Gobierno, callada pero clara, explota en los medios más afines a cada uno. Un Editorial terrible resume las tensiones y los apoyos de cada uno.

 

 

El periódico de referencia de la izquierda española está en el ojo del huracán: sostén básico del Gobierno y más en concreto de Pedro Sánchez, nada entre tiburones por las abrumadoras evidencia estadísticas del coronavirus, las tensiones entre el PSOE y Podemos y el mosqueo de no pocos ciudadanos, concretado en una campaña en Twitter en la que, miles de personas, pedían el bloqueo del periódico por su actitud editorial.

En ese difícil equilibrio entre lo que pasa, lo que gustaría que pasara y lo que no se puede evitar que hagan todos, el periódico fundado por Polanco toma posiciones. Y lo hace con Pedro Sánchez, al que no hace tanto tiempo le atizaba de lo lindo por sus devaneos con el independentismo: fue marcharse Antonio Caño y llega Sol Gallego Díaz, y el volantazo fue histórico.

En esa defensa casi cerrada de Sánchez, que no gusta nada a Juan Luis Cebrián ni a Felipe González, está incluido un marcaje a Pablo Iglesias, lleno de curvas, picos y mesetas que ahora vive de nuevo un pico agudo, como expone el contundente editorial que le han dedicado:

"La habilidad para la comunicación que Iglesias exhibe se está convirtiendo en un problema político, no solo para el Ejecutivo del que forma parte, sino también para afrontar los ingentes problemas que se ciernen sobre el país", le avisa.

 

Para marcarle del todo: "El estado de alarma no es excusa para intentar estampar el sello electoral propio en decisiones de impacto social que son colegiadas de un Gobierno, y mucho menos si para ello es preciso jugar por dentro y por fuera de los procedimientos administrativos, como ocurrió con algún proyecto de ley".

La propaganda

Y un remate que refleja la división que hay, cada vez más clara, entre las dos facciones del Gobierno: " Debido a la compleja aritmética parlamentaria que sostiene al Ejecutivo, la presencia de Unidas Podemos en él es una realidad con la que hay que contar, lo mismo que la situación de Iglesias como vicepresidente. Aun así, sigue existiendo una diferencia fundamental entre lo que sí se puede, que es la renta básica, y lo que no se puede, que es buscar la rentabilidad propagandística a cualquier precio".

Un texto que, sin duda, estimulará los odios a El País de dos de los principales dirigentes de Podemos, intérpretes y traductores de lo que realmente piensa Iglesias del rotativo de Prisa. Y es que, si se fijan, ya escucharán los espumarajos de Monedero y Echenique.

 
Comenta esta noticia
Update CMP