02 de junio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Toñi Salazar, con el corazón en un puño tras recibir una noticia muy alarmante

Toñi Salazar está pasando sola en su casa el confinamiento por coronavirus.

Toñi Salazar está pasando sola en su casa el confinamiento por coronavirus.

La mitad de Azúcar Moreno no ha dudado en atender a ESdiario para aclarar qué es lo que preocupa en plena crisis sanitaria mundial y cómo está intentando combatir la situación.

 

 

Toñi Salazar vive con especial inquietud el azote del coronavirus, le ha tocado muy de cerca y eso le genera una inevitable ansiedad. Su hermano Juan de Los Chunguitos ingresó en el hospital hace unos cinco días contagiado por el virus.

ESdiario ha hablado con la cantante y ha contado como está viviendo el confinamiento y la enfermedad de su hermano: “En cuanto comenzó a sentir síntomas más serios como fiebre alta y tos acudió al hospital y se quedó ingresado, afortunadamente se está recuperando bien, está controlado y con tratamiento, ha mejorado la respiración. La familia tenemos un Chat en el que nos comunicamos y podemos hacer las videollamadas que nos mantienen conectados, lo que nos da una mayor tranquilidad, porque aunque no podemos verle personalmente, seguimos su evolución por el móvil. Espero que mi hermano salga de esta y pronto le podamos tener cerca. Todas las noches rezo para que se recupere Juan y para que no enfermen ni mueran más personas, rezo para que todo esto acabe pronto, rezar me hace sentir bien, también le doy gracias a la vida por lo que tengo". 

Eso sí, reconoce, "es inevitable sentir miedo, yo cumplo al pie de la letra con el confinamiento, salgo una vez a la semana a comprar desde que se decretó el estado de alarma. Quiero poner en valor la labor que están haciendo los sanitarios, médicos, enfermeros y enfermeras que se están dejando la piel por la ciudadanía. Son a ellos a quienes admiro profundamente. Espero que cuando llegue el momento y todo esto pase sepamos agradecerlo y les apoyemos en sus subidas salariales que se lo merecen".

Asimismo, dice sentirse muy orgullosa de la solidaridad que la ciudadanía está demostrando y ve el futuro de la sociedad con optimismo: “Cuando todo esto pase creo que seremos mejores personas y que esta pesadilla nos va a dejar una enseñanza de vida”.

Toñi vive sola el encierro, podría haberse confinado con su hijo, su nuera y su nieta, pero la artista ha preferido aislarse para evitar contagiar o contagiarse: “Es duro estar sóla porque pasan las
horas, los días y las semanas y no ves a nadie, pero preferí quedarme en mi casa para no correr riesgos ni mi familia ni yo misma. Lo bueno es que gracias a la tecnología no me siento tan sola, hablo varias veces al día con mi hijo y con mi nieta que es mi debilidad. Tengo la suerte de vivir en una casa amplia, en ese sentido pienso en las personas que están confinadas en pisos pequeños y con niños y soy consciente de que ellos lo tienen más difícil".

Toñi Salazar es espontánea, vivaracha, alegre y muy habladora, es por eso que el aislamiento se le hace aún más difícil: “Echo de menos a mi familia, a mis amigos, echo de menos desayunar
fuera todas las mañanas, cantar, los conciertos, pasear, necesito el contacto con la gente, soy de piel con piel, echo de menos hasta a la gente que no conozco".

Haciendo gala de su sentido del humor, el cincuenta por ciento de Azúcar Moreno ha colgado en sus redes un vídeo en el que nos presenta a sus dos amigos, dos enormes osos de peluche con los
que se desahoga a falta de algún mortal en casa: "Ellos dos me aguantan, estoy todo el día hablando con ellos, duermo con ellos, ceno con ellos, como con ellos, vamos, les tengo la cabeza como un bombo. Yo aviso a todo el mundo, el día que todo esto pase, que va a pasar pronto si Dios quiere, advierto que me voy a comer a besos a todo el mundo que va por la calle, voy a abrazar y voy
a querer a todo el mundo. ¿Por qué?, porque nos estamos dando cuenta que nos necesitamos unos a otros, si no estamos unidos la vida no funciona. Así que, preparaos todos, que cuando salga a la calle voy a dar besos y abrazos a todo el mundo, besitos, os quiero, ciao".

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Toñi Salazar (@oficial_toni_salazar) el


Consciente de la situación y del tiempo que tendrá que pasar para que sus deseos de abrazar y besar se cumplan, Toñi Salazar lamenta los conciertos que Azúcar Moreno, al igual que todos los artistas, han tenido que anular y que tenían previstos para este verano: "Perderemos y mucho pero me sigo quedando con lo más importante que es la salud".

Comenta esta noticia