Mª José Catalá: "Ribó ha sido un alcalde a tiempo parcial "

"Valencia necesita una persona que crea realmente en el potencial de la ciudad, que pelee por ella a nivel nacional", asegura la candidata a la alcaldía por el PP.

Su designación como candidata provocó la unanimidad en un partido convulso los últimos cuatro años. Su paso por la alcaldía de Torrent y por la conselleria de Educación y Cultura le granjeó fama de buena gestora. En la pasada legislatura en les Corts Valencianes lideró los debates más incómodos para su formación. Parlamentaria brillante, María José Catalá (1981) asumió el reto de recuperar una alcaldía emblemática para el PP. La campaña electoral le está sirviendo también para ganar protagonismo mediático en Madrid al participar en los programas de mayor audiencia. Sea cual sea el resultado del próximo domingo, entre los populares existe el convencimiento de que Catalá, apadrinada por González Pons, es el presente del partido pero también el futuro.

-En estas elecciones, al igual que en las generales como en las autonómicas, hablamos de bloques. ¿Contempla la posibilidad de un acuerdo con el PSPV para gobernar el Ayuntamiento de Valencia?

Creo que en estos momentos con el PSOE de Valencia es difícil y te voy a explicar por qué. Como punto de partida siempre he creído que los bloques han de tener vasos comunicantes. Somos los partidos grandes de España, los que hemos tenido responsabilidad de gobierno, con muchas personas con sentido de Estado. Y hay determinados momentos puntuales de la historia de las instituciones en los que el PP y el PSOE tienen que tirar y acordar para sacar adelante este país o tomar medidas necesarias.

Con el PSPV es difícil llegar a un acuerdo de gobierno. El Partido Socialista en Valencia está muy amilanado al nacionalismo de Compromís, con un papel secundario en la izquierda valenciana y, de alguna manera, con simpatía hacia ese proyecto de ingeniería social que aplica Compromís y que pasa por convertirse en una apisonadora ideológica por encima de derechos y libertades de ciudadanos. A este PSPV no le importa ser el actor secundario de la izquierda valenciana.


-Usted está haciendo una campaña local con repercusión a nivel nacional.  ¿Se debe a que es punto de referencia de estas elecciones?

El ánimo del PP nacional en este momento es recuperar algunas alcaldías simbólicas e importantísimas para España y para el proyecto del Partido Popular. Una de las alcaldías fundamentales para volver a recuperar la sensatez y no tener más nacionalistas al frente de las administraciones es Valencia. Cierto que mi partido a nivel nacional está ayudándome en que yo haga una buena campaña. Y, por mi parte, creo que Valencia necesita mucha visibilidad a nivel nacional.

Solo si los valencianos somos capaces de ganar peso a nivel nacional podemos recuperar todas las inversiones y la financiación que necesitamos y que no nos llega.

Valencia necesita una persona que crea realmente en el potencial de la ciudad, que pelee por ella a nivel nacional 


-Cuando habla a nivel nacional, tenemos la referencia de Málaga o Bilbao, que aparecen en las clasificaciones de mejores municipios europeos. Valencia no ocupa puesto destacado en las encuestas de prestigio últimamente. ¿Cuál es el motivo?

Pues porque tenemos un gobierno en el que el maridaje, o como ellos lo llaman, el mestizaje, de distintos partidos políticos ha provocado un gobierno ineficiente, que tiene un retraso en licencias de actividad y de obra de más de un año, con más de 3.000 expedientes, que espanta y ahuyenta la inversión en esta ciudad, porque cuando al inversor le dicen que vuelva dentro de un año lo normal es que se marche.

Porque además es un gobierno con un visión muy cortoplacista, muy reducida, muy pequeña de lo que es una Valencia esplendorosa, como una de las grandes capitales de España. Valencia necesita una persona que crea realmente en el potencial de la ciudad, que pelee por ella a nivel nacional y que vuelva a transmitir a los inversores que tenemos la ciudad con el mayor puerto en volumen de negocio de España, muy bien comunicada, con mejor oferta cultural y gastronómica y con más capacidad, innovación y talento del que se conoce, del que España podría imaginarse.

-De todas formas, del anterior gobierno no llegó dinero para Valencia. El actual no ha concretado la condonación de la deuda por la Marina. Los "viernes sociales" del Consejo de Ministros han pasado de largo.

Considero que el PSOE pretende tomarnos el pelo por segunda vez con la condonación de la
deuda de la Marina. A las puertas de las elecciones generales lo prometieron y no lo cumplieron, y ahora lo prometen a las puertas de las elecciones locales y no lo van a cumplir. Ya es una falta de respeto pensar que vamos a creernos algo.
A partir de ahí, las inversiones han llegado durante una época que había una visión municipalista y firme. La prueba es el Parque Central: nadie pensará que es una obra del Partido Socialista, ni nacional ni municipal. Es una obra gestionada en su día por el gobierno de Rajoy y por la alcaldía de Rita Barberá.

-¿Para usted Valencia es una ciudad metropolitana o acaba en el término municipal de Benetússer, Alboraya o Torrent?

Para mí Valencia es la líder y punta de lanza de un área metropolitana con muchísimo potencial económico y social.

-Se ha declarado favorable al plan de movilidad, que es del anterior gobierno, aunque apunta que más allá de algún carril bici, la prioridad no es la bicicleta.

No. Para mí la gran sorpresa ha sido que Compromís y el PSOE estén empleando un plan de movilidad del Partido Popular de 2013, que no hayan sido capaces de hacer su propio plan de movilidad y estén empleando la estrategia de movilidad diseñada hace seis años.
En segundo lugar, el plan de movilidad refleja el anillo ciclista de la ciudad, pero no dice cómo se tiene que ejecutar. Para mí el error ha sido cómo se han construido algunos carriles bici. La movilidad sostenible no se reduce en las ciudades europeas a la dictadura de la bici. Se hace con un autobús eficiente, con unas medidas de movilidad que van más allá de la bicicleta, con el vehículo compartido de alquiler, incluso con el patinete, con el aparcamiento lanzadera, con línea exprés de autobús… La movilidad sostenible en las ciudades europeas tiene muchas recetas y no solamente el carril bici.


-¿Usted cree que María José Salvador ha dejado de ser consellera porque no ha sido capaz de crear un modelo de transporte metropolitana eficiente, entre otros motivos?

Bueno, no ha sido capaz de crearlo, no ha regulado a tiempo los alquileres turísticos, no ha sabido abordar y lo ha hecho a última hora el tema de los taxis y VTC. Al final, gracias al PP, ha tomado una decisión que nos ha parecido adecuada y por eso hemos votado a favor.
La consellera Salvador no ha mejorado las líneas de FGV, no ha puesto en marcha inversiones en infraestructuras importantes para la Comunitat… Hace muy bien en elegir para esta legislatura una responsabilidad algo más legislativa que ejecutiva.

- Al responsable de la movilidad en Valencia, que es Grezzi, lo han enviado ahora a hacer
campaña en Alicante ¿por qué?

Quizá Ribó quiere esconderlo. Me da la sensación.

-¿Quizá vaya a exportar su modelo?

No lo sé. Igual es que le gusta mucho promocionarse. Creo que no ha sido un buen gestor para Valencia. Donde había una ciudad cómoda la ha convertido en una ciudad colapsada. Y por eso Ribó le ha dicho que si hace campaña fuera de Valencia, mejor.

-¿El alcalde Joan Ribó no parece quemado?
Es que trabaja poco.

-Mantiene una buena valoración, según las encuestas.

Quien no se mueve no se equivoca. Al final Ribó ha sido un alcalde a tiempo parcial, con dedicación en horario funcionarial, ni de fines de semana, ni de tardes, ni ha estado en tradiciones y cultura de la ciudad, ni en la fiesta de la patrona…

Lo que me ha sorprendido de este gobierno es que hasta el director de la EMT tiene jefe de gabinete

-No engaña en ese sentido.

Tampoco lo pone en el programa electoral que trabajará de 9 a 2 (ríe). Un alcalde, le guste o no, siempre tiene que estar con su pueblo. Siempre. Y esto no quiere decir tener que participar necesariamente en los eventos religiosos. Quiere decir que en el día de la Patrona ha de estar presente en el traslado o, a lo mejor, acercarse a los  vicentinos y darles las gracias por su trabajo desinteresado tanto años en favor de esa fiesta valenciana. Quiere decir simplemente  que la gente vea que su alcalde está presente en las tradiciones de su gente. Sinceramente, no he visto alcalde igual. No he visto, y llevo unos años y conozco el municipalismo, un alcalde que trabaje en horario parcial, que esté ausente en los momentos importantes de la ciudad y que deje hacer a sus concejales de la forma que lo ha hecho cuando se aplicaban medidas que eran  tremendamente negativas para esta ciudad.

-¿No se gana los 82.600 euros anuales?

No digo que no se lo gane, digo que no trabaja lo que debería trabajar el alcalde de Valencia.

-¿Estaría por la labor de reducir el número de asesores?

Estoy por labor de aplicar un criterio razonable. Que sean personas que tienen una reconocida trayectoria o un conocimiento de determinadas áreas específicas. Es decir, dignificar todos los cargos de designación política  e intentar optimizar todos los recursos oportunos. Lo que me ha sorprendido de este gobierno es que hasta el director de la EMT tiene jefe de gabinete. No se han privado de asesores, ni de servicio de escoltas, ni uso de vehículos oficiales. No lo critico, pero es justamente lo contrario que anunciaron que iban a hacer y, por lo tanto, hay un ejercicio  claro de hipocresía política.

-Su modelo de ciudad ha ido perfilándolo en esta campaña. ¿Respecto al Marítimo, cuál es su propuesta?

Abriría Valencia al mar, como he dicho en alguna ocasión, por el PAI de El Grao y a través del antiguo cauce del río Turia. Valencia tiene la asignatura pendiente de abrirse al mar de estar mirando al mar. Requiere, dicho sea de paso, una inversión del Estado del soterramiento de las vías de Nazaret. Creo que la zona de la Marina debería tener una mejor dotación y una oferta de deportes náuticos. Tenemos una oportunidad de estar especializados en deportes del mar. Y además hemos de emplear la inversión privada que se ha hecho allí  como lugar donde se concentran  los emprendedores, los innovadores los creativos. Tenemos que hacer  mucho más fuerte el proyecto de la Marina en cuanto a su vinculación con el emprendimiento y el mundo de las startups.

Considero que ha sido aberrante que durante cuatro años las Naves y la Harinera estén absolutamente desatendidas. Se puede generar allí un  centro de  creadores, de diseñadores, de innovadores. Este gobierno no se ha preocupado en absoluto por la zona de la Marina para convertirla en el polo de atracción de la innovación. Ahora las promesas suenan a cuento cuando cuatro años después observamos que  los mismos que prometen no se han preocupado en absoluto por hacer de la Marina el lugar de referencia.

Puig ha empleado una reivindicación justa y objetivamente necesaria, como es la financiación de los valencianos, para llegar al poder y después olvidarse de ella

-Los accesos a Valencia no son precisamente los más brillantes si los comparamos con otras ciudades. Un lugar emblemático como la estación de autobuses chirría. 

Queremos reformar y hacer una inversión importante en la estación de autobuses. No consideramos que esté en este momento a la altura de Valencia. Y en cuanto a los accesos, hay que reivindicar la inversión que necesitamos en la V-21, en la V-31 y en la A-7. Hay una inversión que tiene que hacer el Estado sí o sí. Se tiene que comenzar a pedir y a reivindicar. Cuando hablo de las inversiones en materia de infraestructuras lo que quiero transmitir es que estoy dispuesta  a defender, a reclamar frente a quien sea, todas estas inversiones, y que creo que de todos los candidatos soy la única que no se va a amilanar ni frente a  Pedro Sánchez, ni frente a Ximo Puig ni frente a nadie.

-Ximo Puig basó parte de su estrategia la pasada legislatura en reclamar  al Gobierno central un nuevo modelo de financiación e inversiones. Es cierto que el mensaje decayó al llegar Pedro Sánchez a la Moncloa. ¿Va a jugar de alguna manera el papel de  Puig?

Puig ha empleado una reivindicación justa y objetivamente necesaria, como es la financiación de los valencianos, para llegar al poder y después olvidarse de ella. Eso no lo haré nunca. Si pido hoy es porque sé que voy a pedir mañana, pasado y al otro.

-¿Qué función va a desempeñar como diputada en Les Corts Valencianes?

El que jugaba la alcaldesa de Valencia. Siempre aprovechaba esos momentos para exigir al gobierno autonómico una inversión  que en la etapa del Partido Popular superaba los 200 millones de euros y que ahora no alcanza los 50 millones al año.

-¿No se plantea dejar el escaño?

No.

-Si los números salen para el PP, ¿se plantea ser la presidenta de la diputación?

No. Los más importante para mí es la alcaldía de Valencia. No estoy interesada en otros sitios. 

-¿Presidenta provincial del PP?

No la contemplo. En estos momentos no estoy centrada en las cuestiones orgánicas. Cuando pasen las elecciones hay que dar una pensada, afrontar los próximos cuatros años con los congresos que quedan y siguen pendientes y,  sobre todo, tomar las mejores decisiones. En este momento, estoy absolutamente volcada con la alcaldía. Soy una persona de objetivos y de metas y no me distraigo.

-Su posición con Vox está en la línea contemplativa (andaluza) o la que lidera García Margallo o González Pons, que casi plantea perder antes la alcaldía que pactar con el partido de Abascal.

No me gusta hablar de otros partido que no son el mío. Creo que nuestro proyecto político tiene grandes diferencias con otras alternativas del centro derecha, como  la convicción en la autonomía y el autogobierno, el Estatuto. Eso nos singulariza respecto de Vox y Ciudadanos. El PP, en estos momentos, es el partido que mejor puede defender los intereses de los valencianos, porque cuando se marcha a Madrid no se le ocurre abstenerse cuando se vota el Estatuto de Autonomía ni en la mejora de las inversiones en ese estatuto como sí hace Ciudadanos. Ni tampoco contemplamos como la solución a los males de España la recentralización de competencias. Pensamos que esta autonomía ha funcionado bien y que quien no desarrolló bien las competencias hay que aplicarle el 155 que para eso está la Constitución, que es lo que hemos hecho con Cataluña.

Pero veo dos grandes diferencia a partir de ahí, ni critico ni le doy protagonismo ni a Vox ni a Ciudadanos, ahora bien lo que le  digo a los votantes del centro derecha es que si no queremos que vuelva a pasar lo que ha pasado con el gobierno  de España y que es que Pedro Sánchez siga en Moncloa vendido a los intereses de los independentistas y los separatistas, si no queremos que eso se traslade a Valencia y que Joan Ribó siga de alcalde aplicando todas sus medidas que están difuminando el potencial de Valencia en los últimos cuatro años, lo que hay que hacer es votar al Partido Popular. Y les hago un llamamiento a votar al PP para no fraccionar el voto y sobre todo para generar esa alternativa real a Joan Ribó.

Como ha dicho González Pons los nacionalismos son peligrosos en Europa y en España, y aquí existen y están  desestabilizando el orden constitucional de este país. Yo no creo que Vox quiera entrar en un gobierno. Estamos hablando de una horquilla de uno o dos. Cuando uno vive del populismo lo último que le interesa es la gestión.

Sandra Gómez ha estado en modo avión cuatro años. El PSOE ha sumido un papel secundario. Compromí se ha comido la tostada

Podemos ha formado parte del gobierno municipal.

Mire, su portavoz, María Oliver, ha demostrado incapacidad y sobre todo mínimo interés. Ni una vivienda de promoción oficial ni una promoción en marcha. Los precios del alquiler en los últimos años desorbitados en Valencia y gestionar el tema de la vivienda era su gran bandera. Me parece que ha sido una  decepción. Por lo tanto a estos partidos lo último que les interesa es gestionar.

-¿Cuál su opinión de la alcaldable socialista Sandra Gómez?

Se está esforzando, pero ha estado en modo avión cuatro años. Se acaba de activar ahora, hace tres meses. Ha sido vicealcaldesa, ha tenido la concejalía de Hacienda,  de urbanismo, de turismo... y ha tenido un papel muy secundario es esta legislatura, pero mucho que se actives y vengas  a decir que tras aire fresco, ¡pero si llevas  cuatro años en el gobierno! Creo que le falta credibilidad, ha sido vicealcaldesa y no le ha plantado cara en ningún momento a Compromís y encima  hace una campaña en la que se autoproclama la gran desconocida. ¡Pero si te lo dices tu solo! Algo ha pasado. Y lo veo lo mismo a Giner. Con toda la humildad del mundo, ¿dónde estabais? ¡Que lleváis  cuatro años sentados! ¿Dónde estaba Giner hablando de los carriles bici?

-Parece que usted ha revitalizado el debate municipal. En el único debate ha sido el punto de atención del resto de candidatos.

El señor Giner no paraba de citarme. Ellos han tenido una postura muy cómoda: El PSOE se  ha acomodado, ha asumido el rol de actor secundario. Compromís se ha comido toda la tostada. Ciudadanos ha tenido la oportunidad de su vida, lo comparo con el fútbol: Tienes al portero tirado en el suelo, que es el PP; el balón en el pie, tú solo; no durante un minuto, dos o tres, durante cuatro años,  y no marcas gol.  ¡Tenías que ser el Palleter! La referencia.  Te ha faltado algo más que sangre...(ríe) y si dura dos meses más (la legislatura) en el Ayuntamiento te quedas sin grupo municipal. 

Comenta esta noticia
Update CMP