20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Son menos españoles los madrileños si así se consigue echar a Díaz Ayuso?

Fernando Simón y Díaz Ayuso

Fernando Simón y Díaz Ayuso

Fernando Simón vuelve a dejarse usar por Pedro Sánchez para señalar a la Comunidad de Madrid y convertir la pandemia en una excusa para asaltar la Puerta del Sol.

 

 

 

Fernando Simón señaló ayer a la Comunidad de Madrid, de nuevo, como principal responsable del repunte de contagios y fallecidos por la pandemia. Es cierto que el 20% de los casos proceden de allí. Pero hay algo perverso cada vez que el Gobierno nombra a Madrid. ¿Son menos españoles los madrileños? ¿Las leyes nacionales de Salud Pública no obligan a nada al Gobierno español en Madrid porque gobierna Ayuso?

Si no destacan nunca que Madrid es la región de España que más dinero cede al resto, ¿a qué viene insistir en las cifras del coronavirus con cierta sensación de placer? ¿Acaso Madrid tiene potestad sobre aeropuertos, fronteras, confinamientos o alertas sanitarias internacionales? ¿Si gobernara el bueno de Ángel Gabilondo se recrearían tanto en las cifras madrileñas?

Madrid fue la primera víctima de la imprevisión del Gobierno de España allá por marzo, no la máxima responsable del contagio que por aquellas fechas detonó allí y corrió como la pólvora de un lado a otro.

Se fueron de vacaciones con la curva desatada

Poner la vista en Madrid por razones políticas, las mismas que les llevan a callarse con el País Vasco, Castilla-La Mancha o Valencia, es abyecto. Pero muy útil para tapar un problema mucho mayor del que el Gobierno no quiere que hablemos.

Que es éste: estamos de nuevo con récord europeo de contagios. Se han confirmado, solo en las últimas 72 horas, 23.572 contagios nuevos y 83 fallecidos. Y aunque Simón, Illa y Sánchez vuelven a hablar como si fuera un accidente, un fenómeno meteorológico o culpa de Ayuso; la realidad es bien distinta.

 

 

Desde mediados de julio la curva de contagios, el número de reproducción (las infecciones que cada portador provoca) y las defunciones han ido subiendo. Cuando el Gobierno llamaba a dejarse de miedos y a irse de vacaciones, algo que el presidente y los ministros cumplieron a rajatabla, la curva ya estaba disparada.

Son datos oficiales del propio Ministerio de Sanidad: el 5 de agosto, cuando Sánchez se fue a la playa, los contagios diarios eran 4.600, los mismos que en pleno confinamiento a principios de abril. Y en julio, cuando dijo que habíamos ganado la “batalla”, ya se había duplicado la tasa de infecciones de junio.

Una cacería

Que un Gobierno que se equivocó gravemente en marzo vuelva a hacerlo en agosto y además señale a Madrid es, además de una injusticia, un ejemplo de falta de escrúpulos sin precedentes: mientras enfermen o mueran madrileños, vienen a decir, aquí no pasa nada.

A ver si hay suerte y hasta echamos a Ayuso. Que de eso se trata. Y Simón se presta a ello como se ha prestado a encabezar y difundir todas las tretas de un Gobierno negligente como ninguno.

Comenta esta noticia