Felipe VI, desagraviado en Valencia

La Comunidad Valenciana, con Ximo Puig y José Luis Ábalos al frente, desagravian al Rey y reconocen su papel frente al “procés”.

La ocasión era que ni pintada. Tal y como destacó ESdiarioCV con ocasión del fallo del jurado del Premio a la Convivencia Manuel Broseta en noviembre de 2018, el reconocimiento a Felipe VI era una suerte de desagravio al monarca, tras diversas reprobaciones en Cataluña, en forma de reconocimiento a su papel durante la crisis institucional de 2017. Por decirlo claramente, la reacción en diferido de la España constitucional al discurso del Rey del 3 de octubre de aquel año que tanto desairó a los separatistas catalanes y a otras fuerzas políticas nacionales. En la entrega del premio este viernes en Valencia no había ningún representante de Podemos.

Lo mollar de los discursos

No es muy frecuente en la Comunidad Valenciana, pero a veces los actos públicos gustan a casi todos. En uno con cuatro discursos es más difícil todavía. Este viernes ha sido el caso. Siempre habrá quien disienta, pero, en términos generales, los convocados por la Fundación Profesor Manuel Broseta declaran haber salido satisfechos.

El presidente, Vicente Garrido, puede que desconocedor de las líneas argumentales que iba a emplear a continuación el resto de oradores, ha preferido centrarse en la segunda pata de los principios fundamentales de la Fundación, el del reconocimiento a las víctimas del terrorismo, entre las que se encuentra el profesor Broseta. Éso sí, en las primeras líneas de sus discurso hay quien ha leído una analogía sutil del papel de Felipe VI el 3-O con el que desempeñara su padre un lejano 23-F.

Pero los demás intervinientes -dos socialistas y el homenajeado- han ido a lo que había que ir.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, cabal, ha destacado -informa Europa Press- que en un escenario "extremadamente complejo" como el actual, en que se ha llegado a cuestionar "desde posiciones muy enfrentadas, el modelo de organización territorial y su misma unidad", se ha "puesto a prueba el carácter arbitral y moderador de la Corona" y Felipe VI "ha estado a la altura de ese gran envite, ha sabido mantener a la Corona fuera de las polémicas partidistas y ha representado y representa la unidad de España respetando la diversidad de los pueblos, de las nacionalidades y regiones que componen España”.

Para guinda, Puig ha añadido que el Rey de España "ha proyectado hacia el exterior una visión positiva de la realidad española en unos años que son también difíciles en el ámbito internacional y ha transmitido serenidad y confianza en las instituciones democráticas en una ola de desafección y descrédito de la política".

Nadie podrá acusar esta vez a Puig de tibieza. A las dos de la tarde su ex-colega Carles Puigdemont tuiteaba en un casi perfecto castellano (a falta de un par de tildes) que “está tan madura la “democracia” en España que ya está por debajo de Venezuela, Turquía o Siria”. Se apoya Puigdemont en una información publicada por Naciodigital.cat, un medio que se define como “diari digital líder en català” pero que cuenta con una pestaña dedicada al “País Valencià” que le ha valido a su editora 22.307 euros de la Generalitat Valenciana por su fomento al valenciano durante 2017. Paradojas de la vida.


José Luis Ábalos, ministro de jornada, era el presidente del jurado, cuya composición cambia cada año. Y este viernes no ha defraudado. Ábalos. Es más, ha llamado especialmente la atención que, siendo ministro en un Gobierno que depende de los votos de los separatistas, se decidiera a emplear las últimas tres palabras de la frase "no fue una deliberación difícil, el fallo estuvo sobradamente motivado por razones de virtud y también de necesidad". Una candidatura rival de la de Felipe VI fue la de Naciones Unidas, institución difícilmente discutida en el mundo. Pero esta vez no pudo ser. Curiosamente los procesados del “procés” han pedido que en su juicio declaren como testigos tanto Felipe VI como la propia ONU.

El último discurso, como es normal, ha sido el del agraciado. El Rey de España ha mostrado su agradecimiento personal e institucional. Y, una vez más, ha recordado que la convivencia “es frágil” y que no nos podemos permitir perderla, para lo que es necesario “que cuidemos en todo momento los vínculos que nos unen y que nos han de unir siempre, una convivencia generosa cuyo germen, en última instancia, se aloja en lo más profundo de nuestro ser, pero por la que hay que trabajar todos y cada uno de los días".

Otras personalidades

La cita anual valenciana con el constitucionalismo ha reunido en el Palau de la Generalitat a los ex-presidentes del autogobierno valenciano en disposición de hacerlo. En esta ocasión, en ausencia de Eduardo Zaplana (preso y enfermo, pero habitual de estos premios) y del anecdótico, condenado e imputado José Luis Olivas, los asistentes han sido Joan Lerma, Alberto Fabra, y Francisco Camps. De éste último se destaca que se le ha visto conversando con la candidata municipal del PP valenciano, María José Catalá, y también con el propio Rey.

Tampoco han faltado a la cita el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y el modisto Francis Montesinos. Por citar a algunos.

Mónica Oltra se “viste” para el Rey

En 2018 ni la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, ni ninguno de los consellers y diputados de Compromís y de Podemos asistieron a la entrega del Premio Convivencia Manuel Broseta a Sociedad Civil Catalana, un reconocimiento al que incluso una consellera socialista, Carmen Montón, se opuso cuanto pudo como miembro del jurado que los concedía. Sociedad Civil Catalana es crítica por definición con el separatismo catalán. El premio se lo entregó el presidente Ximo Puig.

 

Pero en 2019 ha sido distinto. Montón no es consellera. Ni ministra. Ni miembro de este jurado, en el que ahora está su ex-compañera Gabriela Bravo. Y pese a esto último Oltra, ya sin los problemas de agenda del año pasado, sí ha estado en el acto porque "viene el Jefe del Estado, y eso es un cargo institucional muy importante en nuestra arquitectura institucional" y el Consell “tiene por costumbre” acudir a citas con el Rey en la Comunidad Valenciana.

Oltra, en su rueda de prensa habitual de los viernes, previa al encuentro con el monarca, ha confesado a los periodistas que "como ven, he venido muy 'mudà' (vestida especialmente para la ocasión) para ir". En la "copa" de después del acto los asistentes han podido apreciarlo. 

 

PD: un detalle que no ha pasado inadvertido para algunos asistentes es que no sonara ningún himno en el acto. 

Comenta esta noticia
Update CMP