Comienza la traca en el PP valenciano: piden ya la dimisión de Bonig

Isabel Bonig (PPCV) en la noche electoral

Isabel Bonig (PPCV) en la noche electoral

Un histórico en el comité electoral de la alcaldable por Valencia pide la cabeza de Bonig y su núcleo duro en el partido tras la falta de autocrítica por el batacazo en las autonómicas.

El batacazo en el PP valenciano, con la pérdida de once diputados en las Cortes, ha encendido el partido. Horas después de concluir el recuento, en el día de la festividad de San Vicente Ferrer patrón de la Comunidad, ya se ha pedido la dimisión de la presidenta del partido Isabel Bonig, por boca de un "clásico" que ocupa puesto destacado en el equipo de campaña de la candidata a la alcaldía de Valencia, María José Catalá. El resultado electoral ha sido "un desastre terrible. Cuando las cosas se hacen mal, cuando los dirigentes no son políticos, son sectarios, las consecuencias son éstas", soltó Carlos González Cepeda, que fue delegado del Gobierno en la Comunidad y conseller en la etapa de Zaplana.

Para Cepeda la dirección regional del partido ha cometido múltiples errores, entre ellos:

(1) La confección de las candidaturas: "No se puede incluir solo amiguetes excluyendo a gente importante que ha trabajo durante años en el partido".

(2) Estrategia electoral: "No se han elegido a los mejores para dirigir la campaña. No ha habido un discurso y objetivo claro".

(3) Miedo a Vox: "El partido se ha derechizado más de la cuenta".

(4) Organizativos. "No se puede crear una gestora sine die en el PP de la ciudad de Valencia y luego cargarte al propio gestor (Luis Santamaría), a mitad de campaña". Además se ningunea a los distritos

En la noche electoral, Bonig expresó su satisfacción por el trabajo realizado y subrayó que el"bloque de derechas se ha quedado a 3 escaños de lograr la mayoría y a punto del vuelco”. Una declaración  que siendo cierta viene a tapar que el PPCV ha tenido el peor resultados de su historia, ha dejado de ser la primera fuerza política en la Comunidad tras perder un tercio de la representación en el parlamento valenciano, y Ciudadanos, tras su crecimiento, está a un diputado menos que el PP.

"No entiendo las explicaciones, Bonig debía de haber presentado la dimisión a las ocho y un minuto" de anoche, ha replicado González Cepeda. "Espero que la jefa de campaña, la señora Eva (Ortiz) se marche de una vez. Hay que hacer una limpieza de personas que no han sido nunca del PP, que no lo conocen y han despreciado" a los "veteranos".

González Cepeda mantuvo que el "principal culpable" de la situación del PP es el líder de la organización en la provincia de Valencia y ex vicepresidente del Consell en la última etapa de gobierno popular.  En cambio, consideró que Pablo Casado debe seguir al frente del partido, ta que en su opinión, desconocía la situación en la que se encontraba el partido en Valencia y en la Comunidad

"Estoy indignado. Isabel Bonig es la negación más absoluta, espero que haya, no ya una refundación del partido, sino una limpieza de nombres y de personas". "No ha motivado a la gente, los discursos han sido planos y siempre hablando del catalanismo"

Cepeda también fue crítico con su "jefa", la alcaldable de Valencia, por la confección de su candidatura, calificada por el periodista Ferran Belda como la "lista de la tintorería·. "Hay gente que no aporta nada" en alusión al líder de Lo Rat Penat, al hijo del ex líder de UV Vicente González Lizondo o al presidente de la agrupación de Fallas, concluyó Cepeda en declaraciones a la '99.9', tras ser intrerrogado por del director de EsdiarioCV .

Lo cierto es que ha sido el peor resultado de los últimos veintiocho años en las elecciones autonómicas de la Comunitat Valenciana. Bonig esperaba un final de infarto, pero no que las urnas le dieran una lección tan contundente: 12 escaños ha perdido por el camino. Al final, la izquierda ha sumado 52 escaños y la derecha, 47. 

El argumentario oficial se recurre a "la fragmentación" del voto de derechas para justificar el resultado que no ha llegado al 19% de los votos. Como dijo ayer el candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Generalitat, Toni Cantó, cuya formación ha obtenido 18 diputados en Les Corts -solo uno menos que el PP-, "por nosotros no ha sido, si no se llega a hundir el PP valenciano, ahora estaríamos quitándole al tripartito el poder en la Comunitat Valenciana". 

La división en el PPCV quedó puesta de manifiesto el penúltimo día de campaña en el cruce de whatsapps entre la candidata  al Congreso y mano derecha de Casado, Belén Hoyo, y la jefa de campaña y secretaria general, Eva Ortiz.  Días antes, el expresidente del PPCV, Pedro Agramunt, viendo venir el desastre electoral escribía en su cuenta de Instagram: "Dentro de pocos días se celebrarán la elecciones generales. Tras casi 30 años dedicados a la política no soy candidato. Es un final de etapa. He dado mucho a mi partido, la mitad de mi vida, y el partido me ha dado mucho. Nada se me debe y nada debo. De nada me arrepiento. Termino con el sentimiento del deber cumplido, siempre con lealtad a mi partido y a mis votantes, a España y a los valencianos". 

Comenta esta noticia
Update CMP