El escándalo de la diputación "fractura" al PSPV y al gobierno del Botànic

Jorge Rodríguez en su visita al Ayuntamiento de Ontinyent, tras salir en libertad

Jorge Rodríguez en su visita al Ayuntamiento de Ontinyent, tras salir en libertad

El PSPV en La Vall d'Albaida ve precipitada la decisión de Puig de destituir a Jorge Rodríguez. La alcaldía d'Ontinyent sigue en el aire y Oltra dice que "los hechos caen como una losa".

El caso de la Diputación de Valencia y la investigación por malversación y prevaricación abierta contra el que hasta hace poco era el presidente de la Diputación está abriendo ya las primeras "fracturas" en el PSPV-PSOE y en el gobierno del Botànic. 

La decisión del presidente de la Generalitat, Ximo Puig,  -forzado por Ábalos y Pedro Sánchez- de destituir a Jorge Rodríguez de todos sus cargos, ha hecho que el PSPV esté en shock  y ya han empezado a aflorar voces discordantes. La primera de ellas, en la organización comarcal del partido en la Vall d'Albaida que ya ha reunido a su ejecutiva y  ha llegado a tres líneas de acuerdo. En primer lugar, han pedido  "prudencia" y "respeto al secreto de sumario". En segundo, han tachado la actuación policial del miércoles de "absolutamente desproporcionada" y, en tercero, han mostrado "todo el apoyo" al alcalde de Ontinyent y a su gestión. En el seno del PSPV de la Vall d'Albaida hay cierto malestar por la decisión de Ximo Puig de relevar a Rodríguez en la Diputación; algunas voces las consideran precipitada.

En segundo lugar, en el propio Ayuntamiento d'Ontinyent. La alcaldía sigue, de momento, en el aire, pero hoy Rodríguez y su equipo más cercano se han dado un buen "baño de masas" con cerca de cinco minutos de aplausos y abrazos a su visita a la alcaldía, tras haber quedado ayer en libertad. El alcalde de Ontinyent estaba acompañado del portavoz socialista en la Diputación de Valencia, Pablo Seguí y de su jefe de gabinete, el también detenido Ricard Gallego, quien en sus redes sociales (como les ha contado ESdiarioCV) lanzaba otra voz discordante dentro del PSPV, mostrando su rabia e impotencia ante los hechos vividos y diciendo de forma muy clara que ahora "toca volver a levantarse con más fuerza" porque "los enemigos del proyecto de Rodríguez nos quieren echar". 

Jorge Rodríguez, por su parte, y convencido de su inocencia, reitera su postura de que la operación policial para su detención ha sido "totalmente desproporcionada". Además, ha dicho también que "lo único que hemos hecho siempre es luchar por los derechos de la gente". Es más, esta tarde Rodríguez asiste a dos actos en la plaza de Santo Domingo de Ontinyent donde volverá a estar arropado por sus fieles.

Y, por último, está la postura de Mónica Oltra que al ser preguntada en la rueda de prensa del Pleno del Consell sobre si considera desproporcionada la actuación policial en la denominada Operación Alquería ha dicho que da por hecho "que en un Estado de Derecho las operaciones son proporcionadas a la gravedad de los hechos". "Eso es lo que pasa en un Estado de Derecho, no voy a hacer más consideraciones" y ha comentado que las detenciones, es decir, "la privación de libertad, está justificada en los criterios generales" de riesgo de fuga o de destrucción de pruebas. 

Asimismo, ha mostrado la "preocupación" del Consell cuando ocurren este tipo de cosas, que muestran que "no se debe bajar la guardia nunca", y ha puesto en valor el trabajo realizado por el gobierno valenciano en tres años en cuanto a normativa de buenas prácticas y transparencia para garantizar "no solo la ausencia de irregularidades, sino las buenas prácticas". "Tenemos, probablemente, una de las normativas que mejor han blindado esta comunidad frente a irregularidades que se puedan producir", ha dicho, aunque ha defendido una reflexión sobre "cómo mejorar los procesos de buenas prácticas, transparencia y prevención de prácticas irregulares en todos los ámbitos de la vida pública y de la vida sostenida con fondos públicos", ha remarcado.

Oltra no ha querido comentar las declaraciones del delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Fulgencio, quien también ha aportado su granito de arena a esta división de opiniones y ha dicho que se ha hecho un "daño anticipado importante" estos días a Jorge Rodríguez y al resto de cargos que fueron detenidos y aunque ha expresado su "profundo respeto" por las decisiones judiciales, ha admitido que no llega a "comprender el alcance de ciertas medidas como los registros domiciliarios".

"No voy a comentar las declaraciones del delegado, creo que no toca valorar unas decisiones judiciales y menos en un momento en que las actuaciones están declaradas secretas", ha dicho por su parte Oltra. Tampoco se ha pronunciado sobre las palabras del jefe de gabinete de Rodríguez, Ricard Gallego, en su perfil social de  Facebook.  "Entiendo que eso es lo que tiene que pasar, eso es lo que pasa en un Estado de Derecho, no voy a hacer más consideraciones", ha subrayado Oltra, que en todo caso ha recordado que quien está al mano de la Policía es Delegación del Gobierno y no el Consell. Sobre si los implicados en esta operación deberían dejar sus cargos, ha reiterado que el Ejecutivo valenciano no se pronuncia sobre eso, ya que debe tratarse en el ámbito de partidos, desmarcándose así del PSPV, pero sin decir nada sobre la investigada que su partido (Compromís) tiene también en la Operación Alquería: Agustina Brines, la gerente elegida por Compromís para "limpiar" la antigua Imelsa.

Comenta esta noticia
Update CMP