22 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Andrés Moraleda

    El fútbol es asín

    Plumilla, locutor y actor. Coordinador editorial de FANATIC.Fútbol. Me has escuchado en Onda Cero y en alguna que otra sala de cine. Escribo sobre gente que da pataditas a un balón. 50% pasión-50% razón, pero siempre con pasión.

El Expediente X de Isco Alarcón: ha jugado menos que Coentrao en Champions

Isco Alarcón es el tercer jugador con menos minutos en Champions en el Madrid. Una realidad que describe su situación: la grada le pide, él responde en el campo, pero no juega lo suficiente.

77 minutos. Ese es el bagaje de Isco Alarcón en la presente edición de la Champions League. Una cifra que clama al cielo por el rendimiento del malagueño esta temporada. Una situación de 'Expediente X' en un Real Madrid que sabe que necesita al mediapunta en su engranaje, pero también sabe que no puede alinearle por 'compromisos'. Pero por muchos que estos sean, es muy preocupante que el talentoso centrocampista haya jugado menos que el defenestrado Fabio Coentrao (96 minutos).

"Que Isco haya jugado poco en Champions es una casualidad", espetó Zidane en rueda de prensa. Casualidad o no, también es una injusticia. Lo de Isco esta temporada no es ni medio normal. Vale que la política de Zizou sea la de la rotación, pero con el malagueño parece hay algo más. El ex del Málaga ha sido de lo más regular del Real Madrid esta temporada. El público del Bernabéu le ha pedido con insistencia y, cada vez que ha tenido ocasión de demostrarlo, ha cumplido, y con creces. Isco ha dejado de ser ese jugador de cara a la galería para convertirse en un auténtico monopolizador del juego. Me di cuenta en el derbi de la primera vuelta en el Vicente Calderón. Isco partía como titular y se adueñó del centro del campo. Con su trabajo entre líneas desarboló a un Atlético de Madrid que no pudo pararle ni con su habitual esfuerzo. Isco le aporta cada vez que juega ese hombre extra en el medio campo que tanto necesita el Madrid, pero hay un problema: hay que cumplir con las cuotas.

El pasado fin de semana se salió contra el Sporting de Gijón en el Molinón. Los cronistas rezaron en plena Semana Santa que el de ese sábado 15 de abril, había sido el mejor partido del malagueño con la zamarra blanca. Yo sigo pensando que fue el del Calderón. Bueno, sigo pensando que su temporada es extraordinaria. Y es un jugador que no me convencía. Lo digo así, sin tapujos. Mucha calidad, mucho detalle, mucha floritura, pero poca incidencia en el juego. Me has chapado la boca Isco, a base de goles y asistencias, a base de incidencia en el juego y minutos de calidad. Pero Zidane se te resiste. Aunque creo que más bien que el técnico el problema está en el palco. Hay que cumplir con las cuotas... Si Ronaldo, Benzema, Bale, Kroos y Modric tienen que jugar, ya sea por galones, precio, marketing o providencia divina, solo queda un sitio en el engranaje del Madrid, sabiendo que la línea de 4 atrás es indiscutible, no vayamos a cambiar el fútbol a estas alturas. Si bien Isco es la calidad, Casemiro es el músculo necesario para soportar la inclinación del campo. Y, querido lector, te preguntarás, ¿no está el Bernabéu bien nivelado? Lo está, imagino, espero... Pero no una plantilla que corre muy bien hacia delante, pero le cuesta recular para defender. Con esta premisa, Casemiro es indiscutible, con lo que Isco queda relegado al banquillo.

La injusticia con el 22, es más por un tema de rendimiento que por un tema de rotaciones y reparto de minutos. Puede que solo sea una casualidad que Isco solo sume más minutos en Champions que Rubén Yáñez, tercer portero inédito, y Mariano, el delantero 'becario'. Seguramente lo sea. No hay que olvidar que el malagueño es el jugador número 12 en La Liga. El duodécimo jugador con más minutos en competición doméstica (1.387). Eso es un síntoma indiscutible de que Zidane cuenta con él, cuando fallan los 'intocables'. Ahí he el problema. Si la BBC y la dupla Kroos-Modric fallan, Isco al rescate. ¿Pero acaso el rendimiento no es importante? Isco se ha ganado un sitio en el once del Madrid, no tanto como otros de los anteriormente nombrados. La temporada es larga y la competencia es buena. Siempre y cuando las llamadas desde el palco no maten la política de méritos por el dedazo. Ya lo ha dicho Ancelotti en unas declaraciones incendiarias, y tardías... Ser entrenador en el Real Madrid es complicado.

El otro día escuchaba en la radio que Zidane era un estupendo 'alineador' y un mal entrenador. Compro lo primero, lo segundo aun no sabría decir, le falta madurar, siendo generoso. Zidane 'coloca' a los cracks sobre el tapete y les tiene contentos en los entrenamientos y eso, en un vestuario como el madridista, no es tarea fácil. Pero con Isco hay un problema. No tiene el marketing de los Cristiano y Bale pero tiene una calidad superlativa, y a su edad, es lógico que quiera ser protagonista. Si sigue la temporada que viene, y él quiere seguir a tenor de sus declaraciones, Zizou debería ejercer su estupendo papel de 'alineador' para conformar una plantilla en la que Isco tenga sitio, o dudo mucho que el malagueño aguante más tiempo así.

Por lo pronto, contra el Bayern de Múnich en el Bernabéu tiene una oportunidad perfecta para enmendar el 'Expediente X' de Isco y la Champions. Con Bale lesionado, la cuota se aplaza, si hay alguna que el míster debe pagar es la de la justicia con el 22. Porque Isco es diferente, es arte, es magia y es el mediapunta del Real Madrid, que no es poca cosa.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia