10 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Saúl Ortiz

    El Coso Rosa

    Repaso con agilidad torera los embistes de diestro y siniestro sin que me tiemble el estoque, con el que me enfrento a los morlacos bravos y a los mansos. Me gustan las tardes de gloria, aunque a veces la vuelta al ruedo sea, más bien, una desvergüenza. Entraré siempre a matar aunque antes me deba persignar.

Fran Rivera se desahoga: la otra explicación a su foto más polémica

Francisco Rivera hace un guiño a su padre

Francisco Rivera hace un guiño a su padre

Las críticas recibidas por una imagen junto a su hija Carmen han revolucionado las redes sociales. ESdiario ha mantenido una conversación con el torero.

Una imagen ha revolucionado las redes sociales. También los medios de comunicación que no han dudado en tachar de irresponsable a Francisco Rivera. Desplantes al torero que, hace unos días, subió a su Instagram una fotografía que, en otros tiempos, también se hicieron otros diestros. En ella, Francisco torea una vaquilla con su hija Carmen, de cinco meses, en un brazo. 

Resulta inexplicable el levantamiento generalizado. La imperiosa y dudosa necesidad de juzgar con insolencia los actos del prójimo. En conversación telefónica de ESdiario con él, Francisco no entiende el aluvión de ataques recibidos, pero tampoco que el Defensor del Menor andaluz haya hecho público que estudia iniciar acciones en su contra. Parece que la sociedad ha enloquecido por una instantánea recurrente en el mundo taurino.

Qué duda cabe que Rivera no quiso poner en peligro a su hija y que, en efecto, la escena inmortalizada pretendía ser un guiño a todos aquellos amantes de los toros que han crecido entre morlacos y capotes. El debate es cuanto menos lorquiano, más aún si se enumeran los terribles casos de maltrato infantil. Compararlos resulta tan frívolo como deleznable. 

Francisco no entiende el aluvión de críticas recibidas

Todo son críticas. Acorralan al diestro como si el ensañamiento fuera merecido. Crucificado por un hecho puntual, recibe todo tipo de improperios en las Redes. Twitter hierve. Mientras él, amparado en la libertad y en su querida Lourdes, prefiere no entrar a matar. Quizás porque ya está acostumbrado a lidiar con polémicas que buscan el escarnio. No obstante, Francisco es tolerante y permisivo. Empatiza con facilidad, por lo que apuesto a que en su explicación también acogerá la disculpa.

Comenta esta noticia
Update CMP