Mompó: "no voy a permitir que un congreso del PP se convierta en lucha interna"

Vicent Mompó, presidente provincial del PP en Valencia, durante la entrevista con EsdiarioCV

Vicent Mompó, presidente provincial del PP en Valencia, durante la entrevista con EsdiarioCV

El máximo responsable del Partido Popular en Valencia defiende la incorporación de cargos de otros partidos y la recuperación de ex candidatos con tirón

Vicente Mompó Aledo ha superado sus primeros cien días en el cargo de presidente del Partido Popular en la provincia de Valencia. Lo ha hecho con dos alcaldías más en el zurrón presidencial, una ya en la práctica, la de Massalfassar, y otra a débito, para obtener en año y medio, la de Cortes de Pallás. Ambas tras sendas mociones de censura con acuerdos de intercambio de vara de mando. Mientras, trata de coordinar un equipo directivo tan extenso, con 115 cargos nombrados, que equivale a más de cuatro plantillas de clubes de fútbol, un deporte que el también alcalde de Gavarda practica y con cuyas estrategias y comportamientos le gusta asimilar la vida orgánica de un partido.

-La experiencia de estos meses de trabajo, ¿le dice que un equipo tan amplio tiene mayor operatividad que uno más reducido para impulsar el PP en la provincia de Valencia?

-Creo mucho en el trabajo en equipo y me encanta este liderazgo. La función primordial consiste, precisamente, en trabajar como un conjunto, y quiero ser el primer presidente provincial que haga funcionar todo el organigrama, desde el primer cargo hasta el último. En muchas situaciones, cualquier concejal del partido se ve en la tesitura de tener que hablar de economía, de hacienda, de política... y para eso necesita compañeros especializados que puedan ayudarle.

-¿No piensa que puede resultar más complicado para el afiliado acceder a la cúpula, a la dirección, con tanto cargo intermedio?

-La idea de este organigrama, que es doble, consiste precisamente en que haya bidireccionalidad y fomentar la comunicación. Los coordinadores comarcales son las correas de transmisión y trasladan a los municipios aquello que se plantea en la provincial, y, al mismo tiempo, recogen lo que parte de la militancia de pase y lo hacen llegar a la dirección. Nuestro organigrama, además de secretaría general y coordinador, consta de nueve vicesecretarías. De cada vicesecretaría cuelgan diez secretarías.

-Siguiendo el símil futbolístico que tanto le gusta, ¿delega, en los partidos, en sus capitanes, o desde la banda dice continuamente qué tiene que hacer cada jugador?

-En cada comarca he delegado en su correspondiente coordinador comarcal, que hace de vertebrador. Tienen el derecho a coordinar y la obligación de hacerlo. También, al principio, y en este tema insisto bastante, he pedido a cada persona de la ejecutiva que me haga saber qué puede aportar desde su vicesecretaría.

-¿Tiene ya claro el calendario de congresos locales?

-Aún no dispongo de él, pero antes de acabar el año lo tendré para hacerlos todos antes del próximo verano.

-¿Van a dejar para el final aquellos en los que prevean más pugna por la presidencia del partido?

-No voy a permitir que un congreso se convierta en un combate interno. El ejemplo ha de ser el congreso provincial, que parecía que iba a ser la Tercera Guerra Mundial y conseguimos sumar. Si lo hicimos a escala provincial, ningún municipio puede decir ahora que no puede.

Comenzaremos los congresos locales en aquellos municipios donde tenemos alcaldías. Yo no acabo de aterrizar. Llevo dos años en la gestora provincial, preparando a la gente

-Le replanteo la pregunta: ¿empezarán por las localidades donde más sencilla vaya a resultar la elección?

-Comenzaremos por aquellos municipios donde tenemos alcaldías. Yo no acabo de aterrizar. Llevo dos años en la gestora provincial, preparando a la gente. No se entendería que se entrara en guerras internas y hacer lo que estamos criticando a Puig y Oltra, por ejemplo, que se enzarzan entre ellos y no afrontan la pandemia.

-¿Los nuevos presidentes serán los candidatos a alcalde, siguiendo en la línea habitual de su partido?

-Queremos romper con esa tendencia de que los presidentes sean claramente candidatos. En 2021 no vamos a nombrar a los alcaldables de 2023. Ahora se trata de crear la estructura local, de implicar. El primer paso consiste en recuperar la confianza de personas que llevan muchos años con nosotros trabajando. Que vean que hay equipo, que se les escucha y que se mejora.

En 2021 se elegirá a los presidentes, pero no vamos a nombrar a los alcaldables de 2023. Ahora se trata de crear la estructura local, de implicar.

-¿Piensa que podría haber varias candidaturas en municipios importantes, como el caso de Torrent?

-En Torrent seguro que no habrá problema. Tenemos una agrupación muy activa. Si existen discrepancias tanto en esta población como en otras, mi labor consistirá en sentar a todo el mundo en una mesa y plantear si el objetivo es ganar unas elecciones internas, dividirnos y acudir así a las próximos comicios locales o unirnos y prepararnos para vencer en estos últimos y conseguir la alcaldía.

-Ha cambiado la denominación de los presidentes comarcales por la de coordinadores. ¿Piensa hacer lo mismo con los locales?

-No, se mantendrá la figura de presidente local.

-Antes ha hablado de sentarse a negociar. Si no hubiera acuerdo en algún municipio por la presidencia local, ¿se plantea la solución de recurrir a gestoras?

-No. Yo ya he estado en dos, la de la Ribera y la provincial, ya he cumplido. Las gestoras son una solución a un problema, y yo espero no llegar a ese problema.

No quiero nombrar gestoras en localidades. Las gestoras son una solución a un problema, y yo espero no llegar a ese problema.

-Usted es alcalde de un municipio pequeño, como le gusta recordar, y también diputado provincial. ¿Ve adecuado que se siga la dinámica actual en la que los diputados provinciales dedican tanto o más tiempo a su localidad que a las tareas de la Diputación de Valencia?

-No hay menos faena en un pueblo pequeño que en una población grande. Sí, vive menos gente, pero también cuentas con menos recursos. El objetivo y la tarea principal es la de ser alcalde. No se me ocurriría decir a un alcalde que desatienda su municipio para dedicarse a otras cuestiones. Quienes viven en el mundo rural saben de la soledad de los alcaldes frente a la mala gestión de administraciones superiores. Tienen que hacer frente, en la práctica, a lo suyo y a lo que deciden otras entidades supramunicipales. Los diputados alternan y compaginan ambas tareas.

-¿Cree, en la práctica, que la labor realizada por su partido en la Diputación o en Les Corts les ayudará a recuperar alcaldías en 2023?

-En los pueblos lo que más pesa es la imagen del candidato. Y también lo extendería a las grandes ciudades. Su figura marca la diferencia.

-¿Y espera que la marca PP les acompañará, como a los candidatos socialistas lo hizo en 2019 por el tirón nacional de su partido?

-Pienso que en 2023 la marca PP tirará. Hemos pedido perdón mil y una vez por errores pasados. En los próximos congresos se renovarán los equipos y se demostrará que el Partido Popular cuenta con gente muy buena en las bases de la que se habla muy poco. Solamente hay que ver lo que era Valencia antes de que entrara en la alcaldía el PP y cómo estaba cuando la dejó. Además, estoy convencido de que Pablo Casado nos ayudará a ganar las elecciones con su posición de centro, su capacidad oratoria... En 2015 y 2019, el PP estaba en horas bajas, tocamos fondo, y ahora ya crecemos.

-¿Y para cimentar ese crecimiento podría recuperar su partido a algún candidato que ya fue alcalde y que ahora no esté en primera línea?

-Mi misión consiste en unir al partido y en motivar a la afiliación. A partir de ahí, cualquiera que se fue y quiera volver puede hacerlo. 

-¿Y podría llegar a encabezar una candidatura?

-Me gusta trabajar con datos. Miraremos estudios demoscópicos. Si vuelve alguien que se marchó y que en 2023 sería buen candidato, podría liderar una lista, sí.

-¿Y esas candidaturas, podrían incorporar a personas que en la actualidad forman parte de otros partidos?

-Yo vengo del deporte y estoy acostumbrado a defender camisetas de diferentes colores. Las personas evolucionamos. Nos ilusionamos, nos llevamos decepciones, alegrías y vamos modificando nuestra forma de ser. Yo no nací con el carné de mi partido en la boca. Ni me lo dio mi madre después del parto. El PP no va a dejar de lado a nadie que pueda sumar al proyecto,  venga de donde venga. Eso sí, con unos límites. Desde luego, nunca me juntaría con asesinos o personas que no condenan los asesinatos. Sobre esa base, estoy dispuesto a todo lo que sea sumar.

Yo vengo del deporte y estoy acostumbrado a defender camisetas de diferentes colores. El PP no va dejar de lado a nadie que se quiera sumar al proyecto

-¿Le han llamado, o a alguno de sus coordinadores, concejales o cargos de otros partidos para tantear u ofrecerle la incorporación al PP?

-De momento no me he sentado con ediles ni cargos de otras formaciones. Queda mucho tiempo hasta las próximas elecciones locales. Desde luego, si queremos llegar al gobierno hemos de conocer las reglas del juego, y la principal es la Ley d´Hont. La división del centroderecha está siendo un desastre para la derecha y, sobre todo, para Ciudadanos, que se junta a un Gobierno estatal con toda la amalgama de partidos comunistas, independentistas... De verdad que hay que centrarse en sumar.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP