El PSPV, entre Intu y la pared

María José Salvador

María José Salvador

Al PSPV de Ximo Puig le aprieta la diplomacia británica y empresarial por un lado, y la resistencia botánica por otro.

El Reino Unido lleva 300 años en Gibraltar, y no parece que eso vaya a cambiar ni con el Brexit. Esa misma exitosa diplomacia británica se emplea ahora a fondo en defender el proyecto de Intu Mediterráneo -antiguo Puerto Mediterráneo- para Paterna.

Lo hizo el mismísimo embajador Simon Manley visitando al presidente de la Generalitat, Ximo Puig. A su director general de Comercio, Natxo Costa, le dio la risa, y a la salida saludó la visita con un “Intu go home” en Twitter que a los británicos les ha sentado muy mal, y han mentado la bicha, la inseguridad jurídica que espantaría inversiones futuras y de la que los empresarios avisan siempre que tienen oportunidad.

Tan mal les ha sentado a los de Su Majestad graciosa que, tras una carta propia y dos columnas dominicales de influyentes directores de periódicos valencianos, el presidente de la Generalitat se ha visto obligado a reaccionar, a dejar de mirar para otro lado, enviando a su consellera (socialista) de Territorio a la radio a marcarlo, a marcar el territorio. Porque es que encima Costa se había jactado en días anteriores de que nadie le había llamado la atención, y Puig estaba quedando fatal. Y así estuvo la cosa hasta la carta británica y las cartas españolas.

María José Salvador dijo en CV Radio que “no se pueden cambiar las reglas del juego para evitar un determinado proyecto o una determinada inversión a mitad camino”, que es lo que, según ella, está haciendo con el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) la Conselleria de Medio Ambiente, en manos -como Comercio- de Compromís. Eso fue el lunes.

El martes, y en otra radio, Natxo Costa dijo que el asunto se había sacado de madre, porque un “eslogan en mi cuenta personal de Twitter” se ha convertido en “acusaciones de racismo del Botànic contra los británicos”, lo que “demuestra el bajo nivel de inglés en nuestra ciudad”, según dijo en la 99.9, “porque decir go home nada tiene que ver con british go home”. Para Costa no ha habido error en su tuit sino libertad de expresión, porque “el sector del pequeño comercio, que es el que tengo que defender, está de forma unánime en contra” del proyecto de Intu Mediterráneo.

A qué nivel habrá llegado la cosa para que el portavoz parlamentario de Compromís, Fran Ferri, ha tenido que salir diciendo que “estas cosas son delicadas” y que “hay que tomárselo con calma”.

Isabel Bonig ha hecho este miércoles dos cosas: pedirle a Salvador que si tiene pruebas de sus acusaciones vaya al juzgado, y ofrecerle a Puig y al alcalde de Paterna los votos del PP para sacar adelante el macroproyecto comercial.

Porque, para acabarlo de arreglar, Podemos ha cerrado filas con esa defensa del pequeño comercio, justo dos días antes del debate de presupuestos de la Generalitat para el que Puig necesita sus votos, recordando -por boca de Antonio Estañ- que en el pre-acuerdo presupuestario botánico se introdujo un Plan que “declara de facto que el proyecto Intu no se ajusta al modelo de cambio que propone el Botànic”.

A ver cómo salen de ésta.

 

Comenta esta noticia
Update CMP