Comercio, ocio y restauración alertan de 2.000 cierres en Benidorm por los ERTES

Las asociaciones que representan a estos sectores en Benidorm expresan su preocupación ante la anunciada exclusión de su actividad de la nueva prórroga de los ERTES

Alrededor de 2.000 establecimientos vinculados al comercio, al ocio nocturno y a la restauración de Benidorm podrían cerrar sus puertas de manera definitiva si prospera la propuesta para excluir de la nueva prórroga de los ERTES -que se está negociando entre el Gobierno, patronal y sindicatos- a estos sectores de actividad. Al menos esos son los datos que manejan las asociaciones de comerciantes (AICO), restauración (Abreca) y ocio nocturno (Ociobal) de la ciudad, a los que habría queañadir las numerosas bajas de trabajadores autónomos.

Los tres sectores han tenido conocimiento a través de sus respectivas confederaciones empresariales que la negociación de la cuarta prórroga de los ERTES tiene como nota dominante los desencuentros en la mesa de negociación y en el seno del propio gobierno de coalición.

En un comunicado hecho público hoy lamentan que sus actividadeseconómicas puedan ser excluidas de la prórroga, con la excepción del sector turístico formado por hoteles, agencias de viaje, aviación y teatro, “que son los únicos sectores que quiere proteger el Gobierno”.

Las tres asociaciones empresariales de Benidorm consideran que el Gobierno está demostrando un “desprecio total” hacia estos sectores “que generamos empleo, riqueza y bienestar social en todo el Estado”. Atendiendo a las cifras que manejan, el hecho de no prorrogar los ERTE conllevaría poner en riesgo más de 18.000 puestos de trabajo y un cierre masivo de negocios y microempresas que podría alcanzar el 80% de los locales abiertos. Eso solo en la ciudad de Benidorm.

En el caso de que se produjese la temida exclusión del ocio, restauración y comercio, la consecuencia inevitable sería “la devastación del tejido productivo turístico” de la ciudad. La segunda parte de tal circunstancia, advierten en el mismo comunicado, serían “desórdenes públicos, sociales y de pobreza jamás vividos en nuestra democracia”.

Las tres asociaciones, junto a algunas más de la ciudad y de ámbito comarcal, se han reunido con la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, en una cita en la que le expusieron estas preocupaciones. Tras ello le solicitaron que traslade al Consell la necesidad de un plan estratégico para salvar el turismo “y a los sectores que dependemos de estaactividad” para mantener abiertos los establecimientos “aunque sea bajo mínimos para subsistir”.

Los empresarios insistieron ante Bonig en la prioridad urgente de ser incluidos en la prórroga de los ERTES, ya que de lo contrario “nos llevaría a la quiebra generalizada del tejido empresarial de los destinos turísticos”.

Las asociaciones de Benidorm volvieron a reclamar a Ximo Puig que inicie los procesos para la aprobación por decreto de sus propuestas y que las medidas que no sean de su competencia sean trasladadas al Ejecutivo central con el apoyo del Consell y de las Cortes Valencianas. “Es
el momento de pasar a la acción porque el tiempo de las palabras se ha agotado” concluye el comunicado.

Comenta esta noticia