24 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Anabel Pantoja confiesa el drama de su adicción: "Soy una bomba de relojería"

Anabel Pantoja, en el Deluxe

Anabel Pantoja, en el Deluxe

La sobrina de la tonadillera habla por primera vez de su grave problema de dependencia al que le han conducido sus crisis de ansiedad desde que comenzó a trabajar en televisión.

Anabel Pantoja ha sorprendido a propios y extraños confesando en 'Sábado Deluxe' el grave problema de salud que padece. Y es que la sobrina de Isabel Pantoja sufre crisis de ansiedad desde hace años, lo que le ha derivado en una grave adicción a las pastillas.

La joven sevillana asegura que necesita ayuda y el primer paso para curarse lo dio ante Jorge Javier Vázquez y el resto de compañeros: ante toda España, contó su problema y su determinación de superarlo.

 

Problemas para dormir, trastornos de alimentación, miedo a la soledad y la oscuridad acompañan a la prima de Kiko Rivera desde que comenzó, sobre todo, a colaborar en los programas de Telecinco. "Me he dado cuenta de la dependencia que tengo a los somníferos, tomo diariamente más del doble de lo que me aconseja mi doctor", reveló. Pero aún peor es que a veces las mezcla con otras sustancias: "Algunos días tomo pastillas con alcohol y acabo siendo una bomba de relojería".

La colaboradora de 'Sálvame' toma fármacos para atacar los estados de ansiedad, especialmente en las crisis de angustia, agorafobia, ataques de pánico y estrés intenso y otro para combatir el insomnio. "He entrado desde hace algunos años en una ruleta de estrés por el trabajo, la familia y eso me ha provocado que intente taparlo. Mi tía Isabel está muy preocupada", confesó.

Toda su familia, señaló, sabe de su problema, con excepción de su padre: "No le quería dar un disgusto". Pero sí tiene claro que va a plantarle cara: "La recuperación de esta adicción es muy lenta. Tengo que ponerme en manos de un profesional porque 'mi negro' está harto. Esta situación me ha llevado a tener muchas discusiones con él. Me cambia el humor, me levanto como con resaca y de mala leche".

 

Ante esta revelación, el estupor se hizo presa de sus compañeros. La que se mostró más preocupada fue Belén Esteban, quien no daba crédito a lo que estaba escuchado. "Mi amor, sabía que tomabas algo para dormir, pero no que estabas tan mal. Tienes un problema muy grave y debes tomar medidas. Sé que no tienes familia en Madrid, pero yo te considero mi amiga y me duele verte así", le ofreció muy emocionada la de San Blas.

 

Comenta esta noticia