La vergonzosa imagen en el Congreso

El presidente vive “enjaulado” en su meritocracia alabada por sus acólitos, sin acercarse ni por asomo al mundanal ruido de una España que agoniza.

Vergonzosa imagen en el Congreso por parte de la bancada socialista. Aforo a reventar sin respetar las recomendaciones sanitarias y aplausos a troche y moche cuando España se desangra económicamente. Se puede tildar esto de falta de respeto gravísima a una nación infectada de rebrotes y con un panorama socioeconómico desastroso.

El triunfalismo del Gobierno vive ajeno a la realidad de la calle, como siempre. Y es normal teniendo en cuenta que Pedro Sánchez tiene alergia a palpar de primera mano los dramas de nuestro país. Nunca se le ha visto cercano a los problemas de los españoles. Lo suyo es el Falcón y los aplausos. El presidente vive “enjaulado” en su meritocracia alabada por sus acólitos, sin acercarse ni por asomo al mundanal ruido de una España que agoniza.

Nunca se vio en el Congreso tanta euforia ni tanta asistencia como hoy. El presidente necesita mantener su ego intacto y seguir vanagloriándose de sus logros europeos, mientras los datos de la destrucción de empleo  merecen un poquito de contención, al igual que la ruina del sector turístico. La situación de Canarias es alarmante, por no hablar de la Costa del Sol y la Costa Blanca, pero la Ministra de Exteriores hoy también estaba en el Congreso aplaudiendo a su jefe. Como es evidente que sus gestiones con Inglaterra no han sido muy fructíferas, pues se suma al carro del autobombo. Los problemas no van con ellos.

El otoño llegará más pronto que tarde y ya veremos si los aplausos y las risas continúan con tanto ánimo por parte de sus señorías.

Comenta esta noticia