| 24 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El procurador del PSOE, Ángel Hernández, en una imagen de archivo
El procurador del PSOE, Ángel Hernández, en una imagen de archivo

El juez achaca 5 delitos al procurador del PSOE detenido por violencia de género

Ángel Hernández ha quedado en libertad con cargos y el PSOE le ha suspendido de militancia de manera cautelar

| Nuño Castro Actualidad

El secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, Ángel Hernández, se encuentra en el epicentro de un escándalo que ha sacudido al PSOE de Castilla y León. El procurador soriano está siendo investigado por cinco delitos graves relacionados con violencia de género contra su pareja, lo que ha desencadenando la suspensión cautelar de militancia por su propio partido.

Hernández pasó la noche del lunes en el calabozo, tras ser arrestado por amenazar, aporrear la puerta de la casa de su pareja y enfrentarse a los agentes que acudieron a detenerlo. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Soria, especializado en violencia de género, ha iniciado diligencias por cinco delitos: amenazas, acoso, coacciones, maltrato en el ámbito de la violencia sobre la mujer, y atentado o resistencia a agentes de la autoridad.

 El tribunal soriano, competente en la materia, está evaluando la posible inhibición del caso a la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León debido al aforamiento del procurador. Mientras tanto, se ha decidido dejar en libertad provisional a Ángel Hernández, imponiéndole la obligación de comparecer cuando sea citado, y la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de su pareja, así como de comunicarse con ella por cualquier medio.

La respuesta dentro del PSOE no se hizo esperar. El secretario autonómico, Luis Tudanca, anunció la exigencia de dimisión de todos los cargos por parte de Hernández, quien ocupaba el tercer peldaño en el escalafón del PSOE regional. La noticia sorprendió al partido, que vivió con consternación las revelaciones sobre la detención de uno de sus miembros prominentes.

Los cinco delitos que se imputan a Ángel Hernández son: amenazas, acoso, coacciones, maltrato en el ámbito de la violencia sobre la mujer, y atentado o resistencia a agentes de la autoridad.

PP y Vox señalan la hipocresía del detenido

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, destacó el "escaño vacío" de Hernández durante el Pleno de las Cortes de Castilla y León, subrayando la gravedad de la situación. Condenó enérgicamente cualquier forma de violencia de género, respaldando la postura del vicepresidente del Ejecutivo autonómico, Juan García Gallardo, quien tildó de "hipócrita" al detenido y deseó un juicio justo "aunque no se lo merezca".

 

Luis Tudanca, en declaraciones a los medios, señaló la falta de excusas para los hechos conocidos, expresando su aprecio y respeto personal por Hernández, a pesar de la gravedad de la situación. La número dos del Grupo Socialista, Patricia Gómez Urbán, calificó los hechos como "lamentables" y anunció una actuación firme y coherente respecto al procurador. El PSOE se enfrenta ahora a la tarea de gestionar las consecuencias políticas y éticas de los cinco delitos imputados contra uno de sus miembros de alto perfil.