| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Vacas descansando en un prado en la provincia de León.
Vacas descansando en un prado en la provincia de León.

Ganaderos de León se rebelan: tendrán que recoger los excrementos de animales

Una nueva norma, que afecta a 9 poblaciones en las que hay 15 ganaderías, establece que tendrán que hacerlo cuando defequen en los pueblos, las carreteras o en espacios públicos.

| Rodrigo Herrero Actualidad

La tranquilidad que reina normalmente en el pequeño municipio de Boca de Huérgano, en el centro de León (a poco más de 100 kilómetros de la capital) se ha visto interrumpida por la aparición de una norma que ha puesto en pie de guerra a los ganaderos de la zona. Y es que el Ayuntamiento ha aprobado una nueva ley que afecta directamente a las más de 15 ganaderías que trabajan en la zona, siendo la actividad principal de la que viven sus cerca de 500 vecinos.

Medio millar de personas (número que crece significativamente los fines de semana y en periodos vacacionales) que se reparten por los nueve pueblos que forman este municipio leonés: Boca de Huérgano, Villafrea de la Reina, Los Espejos de la Reina, Barniedo de la Reina, Portilla de la Reina, Llánaves de la Reina, Siero de la Reina, Valverde de la Sierra y Besande. Todos ellos tendrán que cumplir la nueva normativa englobada en el apartado que regula "el cuidado de los animales en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio”.

Concretamente, la polémica nueva ley, establece que los ganaderos tendrán la obligación de “retirar los excrementos de los animales cuando transiten por vía o espacios públicos”. Es decir, no tendrán que hacerlo en el campo -eso sí que sería una completa faena- pero sí cuando, por ejemplo, el ganado haga sus necesidades en las carreteras o en los espacios públicos del pueblo, como si de un perro se tratara.

Por este motivo Asaja (Asociación de Jóvenes Agricultores) León ha emitido una queja al delegado territorial de la Junta de Castilla y León para intentar echar atrás la polémica norma, aprobada el pasado 25 de abril en un pleno. Desde la asociación ganadera apuntan, en un comunicado, que se tenga más “respeto y consideración” por un sector primario que ha sido y sigue siendo el principal motor para “el desarrollo socioeconómico del municipio y de la comarca y fundamental para el cuidado de medio ambiente en el que se sustenta el turismo de montaña”.

Piden comprensión y critican una decisión emitida desde el Ayuntamiento, afirmando que ya son suficientes “la carga burocrática y las exigencias en materia de medio ambiente y bienestar animal que llegan desde Europa”, demandas que están castigando al sector ganadero.

Comunicado Asaja León: Resulta chocante que sea una administración local la que, lejos de mostrar empatía con la problemática de los vecinos, trate de quitarles su medio de vida

Además consideran que se están invadiendo competencias de otras administraciones públicas que ya tienen "sobradamente legislada la materia y que están ejerciendo los controles oportunos para su cumplimiento".