| 23 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

"Si se levanta lo rematamos", los acusados de matar a un joven niegan su autoría

"Españolito de mierda, levántate ahora" decían los dos acusados mientras se alejaban del lugar de los hechos, donde cayó muerto un joven de 24 años tras una brutal paliza

| A. Maestre Edición Alicante

La Fiscalía pide 12 años de prisión por un delito de homicidio doloso para los dos acusados, mientras que la familia, que ejerce la acusación particular, reclama 20 años por asesinato para ambos. Las acusaciones sostienen que los dos propinaron una brutal paliza que acabó con la vida del joven, concretamente un puñetazo y una patada mortal en la cabeza. El juicio por el asesinato del joven de 24 años en la puerta de un pub de Xaló en 2017 ha comenzado este martes en la Audiencia Provincial de Alicante. 

Los dos acusados de matar de una paliza a un joven de 24 años a la salida de un pub de Xalò en 2017 han negado ser ellos los autores de los hechos y han asegurado que en el altercado participó "mucha gente". Así, uno ha dicho que se alejó de la pelea, dejando al segundo con la víctima y un tercero, que entonces era menor de edad, y el otro ha negado que le diera una patada en la cabeza. 

 

Los dos han señalado que la víctima estaba muy "agresiva", que participó de forma "activa" en la pelea y han negado que le persiguieran para pegarle puñetazos y patadas. "No nos pusimos de acuerdo para perseguirle, había más gente que golpeaba, llovían hostias por todos lados", ha afirmado uno de ellos. 

En su relato, el primer acusado ha expuesto que salió del pub y que se enzarzó con un grupo de personas, entre los que estaba la víctima, por un comentario "fuera de lugar" que "al parecer" había dicho a una chica de ese grupo. Fue entonces cuando, según ha declarado, comenzó una pelea en la que participó "mucha gente", entre ellos, el otro acusado y un tercer implicado, menor de edad, que ya fue juzgado en 2019 y condenado por homicidio por imprudencia por estos hechos. 

Igualmente, ha asegurado que la víctima participó de forma "activa" en la pelea, pues se quitó la camiseta para golpearles a él y a otras personas. Por su parte, el segundo acusado ha indicado que se involucró en la reyerta para sacar al menor de allí y que, fue entonces, cuando recibió un golpe "por detrás". 

 

A preguntas del ministerio fiscal, ha subrayado que él no fue el autor de la patada mortal y también ha negado que, junto con los otros dos implicados, se mofaran y se jactaran de haber pegado a la víctima, tal y como sostienen las acusaciones. 

Tanto Fiscalía como la acusación particular consideran que ambos son coautores de la brutal paliza que acabó con la vida del joven. Según el relato de los hechos, la situación derivó en una discusión entre dos grupos de personas que terminó con una pelea de los tres implicados contra la víctima. 

Tras ello, sostienen que este último intentó huir del lugar y los tres la persiguieron durante 15 o 20 metros hasta alcanzarle y propinarle la paliza: un puñetazo por detrás en la parte frontal del cuello y, cuando el joven se disponía a levantarse, una patada en la cabeza que le causó la muerte. Los acusados se habrían marchado mofándose del joven cuando estaba en el suelo para finalmente huir en un coche rojo. 

Por su parte, las defensas han expuesto que la causa de la muerte no fueron los golpes, sino un fallo cardíaco provocado por una cardiopatía que también sufre el padre del fallecido. Al respecto, ha señalado que el joven pudo morir a causa de la pelea, pero no de los golpes. 

En su alegato, Francisco González, el abogado que ejerce la defensa de uno de los acusados, ha manifestado que las acusaciones han vertido "medias verdades" sobre el relato de los hechos y que el objetivo de la causa debe ser el de "pedir justicia, y no venganza". 

Así, ha insistido en que el forcejeo inicial derivó en una pelea con un "constante" intercambio de golpes entre la víctima y los acusados, quien ha señalado que habían consumido alcohol y drogas, y que la causa de la muerte fue un fallo cardíaco. 

"ESPAÑOLITO DE MIERDA: LEVÁNTATE" 

Por su parte, numerosos testigos han asegurado ante el tribunal popular que escucharon a los acusados alejarse del lugar de los hechos al grito de "españolito de mierda: levántate ahora" y "si se vuelve a levantar, lo rematamos". 

No obstante, pese a que ninguno ha podido confirmar la autoría de la patada mortal algunos han proporcionado una descripción física de la persona que lo hizo y que, para las defensas, corresponde al menor ya condenado. 

Del mismo modo, amigos de la víctima y trabajadores del local de ocio nocturno han confirmado la presencia de los dos acusados, junto a un tercero, en el momento de los hechos y su implicación en la pelea y en las agresiones hacia el joven, aunque a preguntas de las defensas, no han podido identificar quién dio el puñetazo y quién la patada.