| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ermita de San Jaime en la Cañada del Fenollar, Alicante
Ermita de San Jaime en la Cañada del Fenollar, Alicante

El PSOE acusa al bipartido de condenar “sin campana” a los vecinos de La Cañada

El Grupo Socialista denuncia que “Barcala tiene abandonada a la ciudadanía de esta partida rural alicantina”

| A. Maestre Edición Alicante

El Grupo Municipal Socialista (GMS) denuncia que “tras más de medio año la campana de la Ermita de La Cañada del Fenollar no ha sido repuesta, después de que el concejal competente en Partidas Rurales, Manolo Jiménez, se comprometió a hacerlo”. 

El portavoz socialista Paco Sanguino recuerda que en el Pleno de junio del año pasado llevó al Pleno la restitución de la campana, iniciativa que no se aprobó con los votos del bloque de derechas, justificando ese voto en que la campaña sería repuesta y que la reparación de la Ermita ya estaba en estudio con cargo al contrato de reparación y mantenimiento de las dependencias municipales. 

El portavoz socialista lamenta que “siete meses después la situación de la Ermita es cada vez peor”. Sanguino afirma que "es indudable que este equipo de gobierno tiene completamente abandonados a la ciudadanía de esta partida rural, y que no les importa proteger el patrimonio cultural y emocional de la ciudad de Alicante". 

 

Por su parte, la concejala Lara López, denuncia que además de la falta de mantenimiento de la Ermita se une el estado vandálico del escenario de la plaza de la Ermita. " En este escenario las vecinas y vecinos de La Cañada celebran las fiestas navideñas y bastantes actividades y actos sociales, es una vergüenza que para el Sr.Barcala sigan siendo ciudadanos de segunda". 

Indignación vecinal 

En este sentido, la presidenta de la Asociación de Vecinos de La Cañada del Fenollar, Dori Pastor, a través del GMS, se lamenta que poco a poco la situación de la Ermita, que se remonta al año 1750, cada vez sea más desastrosa, una Ermita que sin su campana y sin una rehabilitación decente ya no puede continuar con el servicio que estaba dando a todos y todas las vecinas de La Cañada.